Escucha esta nota aquí

Los animales en exhibición que se encuentran en los zoológicos citadinos sufren de estrés, por lo que, buscando una opción para la reinserción en su medioambiente, aparecieron los bioparques con recreación de los hábitats naturales, y donde el visitante es enjaulado, por seguridad.

La determinación del juicio ganado por la familia Pardo Luján, que reclamaba el pago de la indemnización por la expropiación de una hectárea que hoy es parte del zoológico, apuró a la comuna para elaborar un proyecto de bioparque donde los animales en cautiverio, todos de fauna sudamericana, estén mejor tratados, pues las pequeñas jaulas del parque no son las adecuadas, ya que fueron concebidas hace 40 años, en la década de los años 70.

Dentro de los pocos bosques que quedan en el área metropolitana de la capital cruceña, la comuna identificó en el norte, pasando 12 kilómetros del cambódromo, un terreno de 50,69 hectáreas que posee dos manchas de árboles nativos del bosque seco chiquitano, escenario natural ideal para recrear los ambientes que requieren algunas especies del zoológico, en especial los mamíferos grandes como pumas, leopardos y gatos montés.

Además, por el predio pasa el arroyo Los Sauces, lo cual hace perfecto el medio para formar el bioparque, porque también los animales que se proveen de alimento del medio acuático podrán hacerlo naturalmente.
Aunque por ahora solo se trata de un proyecto en papeles, las negociaciones ediles ya comenzaron y buscan que el pago al dueño del predio que se debe expropiar no sea alto.

Implementación
La secretaria de Planificación, Sandra Velarde, reveló que se ha contactado con personal especializado del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, para luego tramitar las licencias ambientales en la Gobernación.
Una vez consolidado el terreno, se hará un conteo arbóreo para saber qué tipo de animales pueden ser albergados en determinado sector, actividad que puede tardar dos años.

Asimismo, Velarde indicó que la implementación del bioparque estará dividida en tres fases. La primera incluirá la migración de las especies del zoo a los nuevos ambientes, que serán construidos acorde al entorno natural y no como jaulas.

La primera parte del plan abarcará 11 hectáreas, donde se construirán los ambientes para los animales y los servicios para los visitantes. Para ello se debe invertir Bs 50 millones, dinero que se puede obtener a través de un crédito avalado por el Gobierno.

La segunda fase será la ampliación de los hábitats y la tercera se enfocará en el intercambio de animales con otros centros de la región.

Sugerencias
Los grupos de defensa del medioambiente y de los animales siguen atentos el desarrollo del proyecto. La Sociedad Protectora de los Animales (Soprama) recordó que apoya el cierre de los zoológicos, que ve los bioparques como una opción para la readaptación de los animales a su entorno natural.

Lenny Arancibia, de Voluntarios en Defensa de los Animales (VEDA), apoya la idea. “Esto debieron hacer hace muchos años. Espero no cometan los mismos errores actuales”, apuntó