Escucha esta nota aquí

Marilia Barbosa salió de Pailón y debía llegar a Puerto Paila. Delgadita, 35 años, brasileña, trae a rastras maletas y bolsos. Le cobraron Bs 10 por cruzar en moto uno de los cortes de la carretera a Beni organizado por los choferes del bloque de transporte chiquitano, minibuseros la mayoría. En un callejón de camiones y minibuses varados, le piden otros Bs 5 por cruzar en carretilla sus valijas hasta otro puesto de bloqueo. Y le va a cobrar, ella ya sabe, otros Bs 5 para que otra moto la lleve a Paila. Lo mismo que a una compañera de viaje, con quien venía en bus de Puerto Quijarro a Santa Cruz. 

La espera, el sol, la inmovilidad, las exasperó, tanto como a José Hurtado, camionero que trae quesos a la ciudad por más de Bs 6.000, y que, como ellas, no avanzó desde la madrugada. “El presidente no va a venir en helicóptero, ellos deben buscarlo y no perjudicar”, se queja.

Como ellos, ayer, entre Pailón, Cuatro Cañadas, Los Troncos y San Julián, cientos de viajeros fueron perjudicados por cortes de ruta del bloque del transporte chiquitano, de Valuis Sequeli, que protestan porque la carretera a Beni está arruinada y nadie sabe por qué la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) no la conserva con la misma regularidad con que se cobra peaje, lío arrastrado desde febrero. 

La Policía y su plan B
Sequeli se queja de todo. Y ayer, tras recibir en la mañana el pedido de un cuarto intermedio, de parte de Rubén Suárez, comandante departamental de la Policía, él dijo que la solución es que los ejecutivos de ABC vayan al bloqueo y presenten el proyecto a diseño final de la doble vía Cotoca-San Ramón y que Adhemar Rocabado, de la ABC, renuncie. Así que los transportistas se niegan a dejar la protesta, aunque hubiesen dado un breve cuarto intermedio a las 2:00.

Así que Suárez, que llevó menos de 70 de policías antimotines, insistió luego con una carta de Galo Bonifaz, viceministro de Transporte, que ofrecía diálogo el jueves en Santa Cruz, pero sin bloqueo. Como Sequeli la rechazó, se oyó decir al comandante Suárez que aplicaría un ‘plan B’.   

Eran las 17:40 y los antimotines asomaron en motos y buses al bloqueo. La represión parecía inminente, pero los minibuseros, con palos y bravos, eran más. Así que una cuadrilla policial avanzó a pie hasta 30 metros frente a los manifestantes, la tensión subió, un oficial trató de negociar. Y de repente todos los policías se retiraron a Paila. Sin que nadie se dé cuenta, detuvieron choferes (la Policía dice cuatro, los choferes cinco) y les quitaron las placas a sus minibuses. Eso enojó a los choferes, pero ya era tarde. Ellos creen que la represión vendrá al amanecer. 

ABC da bs 7,5 millones para reparar la vía
 La ABC oficializó que en julio comenzarán las obras de reconstrucción de la carretera Santa Cruz–Trinidad, con el financiamiento del Banco Mundial por $us 240 millones; sin embargo, para hacer frente a los problemas de ahora se destinó Bs 7,5 millones para la conservación del tramo, pero advirtió que los transportistas deben esperar el cese de las lluvias para apurar los trabajos.

De ese total, Bs 4,5 millones están siendo usados en el tramo Ascensión de Guarayos-Puente San Pablo, que es la zona con más puntos críticos. Según el ejecutivo regional de la ABC, Adhemar Rocabado, la empresa Urizar inició el mantenimiento de ese tramo con una inversión de Bs 1 millón. Por un monto de Bs 3,5 millones, está en proceso de licitación la conservación vial de este tramo. /Hilton Heredia

Comentarios