Escucha esta nota aquí

El fin de semana EL DEBER recorrió algunas calles del casco viejo de la ciudad de Santa Cruz y constató que los bares nocturnos atienden al público incumpliendo las normas de bioseguridad establecidas durante la pandemia por el Covid-19. Locales repletos de juventud, sin barbijo y mucho menos, sin respetar la debida distancia, fue el denominador común. Desde la Alcaldía cruceña informaron que se realizan controles en los boliches, pero no pudieron precisar las cifras de operativos realizados.

Además del centro de la ciudad (boliches ubicados en las calles 24 de septiembre, Arenales, Buenos Aires y Libertad), los lugares más concurridos el fin de semana también fueron los restaurantes de la zona de la avenida Uruguay y en la Villa Primero de Mayo. Además de discotecas y karaokes en la zona de la avenida Cañoto; y rocolas en zonas aledañas a la Feria Barrio Lindo (sobre el cuarto anillo) y a la Terminal Bimodal.

Si bien es legítimo que los negocios estén funcionando, existe una normativa municipal vigente que establece una cuarentena dinámica con vigilancia comunitaria activa que prohíbe los "eventos de carácter masivo que generen aglomeración de personas" y hay casos a la vista, como los boliches que incumplen esta medida.

Para conocer los trabajos preventivos que realiza el municipio, EL DEBER se contactó con el nuevo director de Espacios Públicos, Ronald Toro Gonzales, quien manifestó que se realizan operativos constantes en locales nocturnos, pero no conocía el número total de controles realizados el fin de semana.

 “Los operativos lo venimos realizando con apoyo de la Gendarmería Municipal los siete días de la semana, para hacer cumplir las normas vigentes durante la pandemia”, comentó.

Toro, quien fue posesionado 9 de marzo, manifestó que no se ha clausurado ningún local en los operativos, pero aclaró que sí se notificó a varios. Cuando consultamos  la cifra de boliches notificados hasta la fecha, el funcionario no tenía los datos.

 “Durante los controles pedimos a los bares o boliches que presenten su permiso de atención emitido por el municipio y si existe alguna irregularidad, se los notifica, pero si reinciden vulnerando alguna norma se los clausura”, explicó.

El encargado de la Secretaría de Espacios Públicos recordó que aún continúa vigente la norma que establece que los locales cerrados deben atender al 30% de su capacidad y los de espacios abiertos con el 70%. Sin embargo, los locales siguen incumpliendo estas medidas debido a la flexibilización de la cuarentena y a la falta de control del municipio.

Comentarios