Escucha esta nota aquí

Habitualmente, Diego Suárez respira optimismo. En las situaciones más extremas, entre llamas y noches sin dormir, siempre tiene palabras de aliento para su equipo. Lidera los Bomberos Voluntarios Forestales Quebracho, uno de los múltiples grupos que se internan a las zonas de incendios con sus propios recursos para combatir las llamas.

Suárez luce con un semblante inquieto. Uno de sus sueños más cotizados, contar con un camión bombero equipado para la labor forestal, parece esfumarse. Cuando habla del camión y la potencialidad de su uso, revive como un niño.

“Sería el único carro bombero equipado para trabajar en el monte”, explica. “Es un camión que se utiliza mucho en Europa para el combate en incendios forestales”, continúa. “Es idóneo para avanzar en zonas agrestes”, completa.

Se trata de un camión Mercedes Unimog, doble cabina, que un particular ofreció a Quebracho. Resta un saldo de  30.000 dólares para adquirirlo en propiedad y cumplir los compromisos.

Suárez pide la colaboración de las empresas comprometidas con la responsabilidad social y de la población que pueda aportar “desde lo más mínimo, porque todo suma”.

“Somos voluntarios, y al no contar con un salario, se nos complica, pero el amor por salvar los bosques nos impulsa hacerlo”, indica Suárez, que confía plenamente en que el apoyo de la población, tantas veces demostrado durante las campañas de incendios, vuelva a relucir esta Navidad.

La particularidad de este vehículo doble cabina permite trasladar a una unidad de 7 u 8 bomberos, además de cargar con tanques de agua y espuma  una bomba a presión para operar en campo. Su condición de 4x4 resulta ideal para ingresar en los terrenos boscosos.

Para colaborar con la campaña para adquirir el carro bombero, Quebracho tiene a disposición la cuenta bancaria 4061240662 en el banco Mercantil Santa Cruz, a nombre de Édgar Martin Franco Cochamanidis, con cédula de identidad 3235408 SC.

Una unidad de bomberos forestales equipada lista para el trabajo de campo

Comentarios