Escucha esta nota aquí

Impotencia y frustración. A pesar de los esfuerzos que realizan para combatir los incendios, de poner en riesgo sus propias vidas, sienten que afrontan una desigual lucha ante las llamas. Piden el apoyo aéreo para atacar los fuegos y contener el avance de las llamas.

Son bomberos voluntarios que, junto a comunarios, se multiplican allá donde haya incendios. En Copaibo, en San Matías, en Postrervalle, Cabezas o Muyupampa. Pertrechados con sus equipos básicos de protección, se lanzan a la batalla sin considerar la retaguardia.

Con el apoyo de voluntarios y asociaciones civiles que tocan las puertas de comercios y negocios en busca de agua, comida y todo tipo de ayuda logran salir adelante. Son estos voluntarios los que forman una cadena, muchas veces silenciosa y oculta, de solidaridad, para hacer llegar el aliento a los bomberos.

Hace días que los Bomberos Voluntarios UUBR partieron hasta el Municipio de Villa Vaca Guzmán, más conocido como Muyupampa. Fueron a combatir incendios, pero se encontraron con una explosión de casos de Covid-19 que dificulta la atención. Para evitar los contagios, entraron directamente a campo, perdiendo la posibilidad de tener una base de operaciones.

Los esfuerzos se duplican. Como primer paso, se dirigen a dos comunidades, Ticucha, ubicada a 53 Kilómetros,e Itapochi, a 120 Kilómetros de Muyupampa. Ambas están enclavadas en el Parque Nacional Iñao, acechado por las llamas.


La topografía del lugar impide que los vehículos lleguen hasta los focos. Son zonas empinadas que obligan a recorrer entre  3 a 4 horas hasta llegar a la línea de fuego.

Álvaro Castillo, Comandante de UUBR, manifestó: "hicimos una evaluación de la situación e inmediatamente dimos el informe a la municipalidad y se evidenció que por la inaccesibilidad de la zona y el extremo desgaste físico de nuestro personal, se precisa ayuda aérea".

Los Bomberos Voluntarios continúan extremando fuerzas y renovando esperanzas para apoyar a los comunarios que ven amenazadas sus casas. Aquí, no hay descanso. Cada jornada, el tiempo apremia y reclama su presencia para frenar el avance de las llamas.

Denuncia quemas intencionadas

Al otro lado del departamento, las llamas persisten en Copaibo por más de dos meses. Allá se encuentran los Bomberos Quebrachos, capitaneados por Diego Suárez. 

Al igual que muchos otros, pelean mano a mano con el monstruo en llamas. Pero ahora denuncian que la lucha es desigual. En un video que comparten en sus redes, demuestran que siguen incendiando la zona utilizando llantas al lado de las vías.

"Confirmamos que los incendios en Copaibo son provocados. A pesar del trabajo que hacemos los bomberos voluntarios se persiste en quemar el área". Suárez reclama que las autoridades investiguen y encuentren a los responsables.