Escucha esta nota aquí

Han trabajado hombro con hombro en el campo afrontando, desde la primera línea, los incendios forestales. Juntos han sentido la impotencia de un fuego que no cesa y han celebrado otros momentos de alegría al extinguir las llamas. Son las vivencias que se comparten en campamento.

Ahora, en un ambiente diferente, participan de un curso de capacitación para intercambiar experiencias en el trabajo forestal. Son cuatro bomberos españoles, pertenecientes a la misión solidaria de SAR Navarra-España, quienes encabezan una formación que se prolongará por tres días.

El jefe de misión sobre terreno, Ricardo Bonacho Camps, considera que “es la primera vez que, tras una declaración de desastre nacional por incendios, se organizan unas jornadas de intercambio entre bomberos”

Además, Bonacho valora de manera positiva estas iniciativas que suman “experiencias enriquecedoras que permiten entender posibles soluciones ante las problemáticas que se dan, repetidamente, con los incendios forestales”.

En la misma sala, unos 100 bomberos voluntarios nacionales, pertenecientes a una quincena de organizaciones, se sumarán a la capacitación, que será gratuita y cuenta con el respaldo del hotel Radisson, que ha cedido el espacio para facilitar el encuentro.

El responsable del curso es el bombero Edgar Xavier Juan Perelló, que cuenta con 13 años de trabajo en la Comunidad Valenciana y está en Bolivia como parte de la misión solidaria.

“Lo que más nos une es la sinergia humana que se produce en la capacitación; es una puesta en conocimiento de la experiencia conjunta para aprender mutuamente”, señala. Para Edgar, su presencia en Bolivia le ha permitido conocer “las condiciones de trabajo, los combustibles y las condiciones climáticas que son totalmente distintas (a las de España)”.

Durante el tiempo que han trabajado en Santa Cruz fueron asignados a la zona de Cabezas para atacar los incendios en La Florida, Vado del Yeso y Masicurí, entre otras comunidades. Considera que “es un trabajo (el de los bomberos voluntarios) muy complejo, sobre todo en un país donde la profesión de bombero no está reconocida y se desarrolla en condiciones muy duras”.

La interacción con los bomberos voluntarios servirá a todos para ampliar los conocimientos y tejer alianzas de cara al futuro. El curso se enfocará en contenidos como la seguridad durante la operación de extinción en incendios forestales, operaciones con aeronaves helitransportadas, comportamientos extremos del fuego y como visualizarlos, el riesgo de las quemas controladas o el uso de motobombas en trabajos forestales.

En total participarán 15 agrupaciones: Quebracho, Unidad Urbana de Bomberos y Rescate (UUBR), Fundasol, fundación bomberos voluntarios de Santa Cruz, Geos, Jenecherú, Feroz, Gasip, bomberos Policía, Funsar, Sar Fab, Departamento de emergencias de Santa Cruz y Emercom.

Además de los cursos destinados a los bomberos voluntarios, también están programando charlas y capacitaciones con personal de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y reuniones con personal militar para compartir diversos conocimientos que permitan actuar de manera más efectiva.

Para el bombero español, esta experiencia aporta “momentos vividos con gente de este país que marca un antes y un después”.