Escucha esta nota aquí

Alejandría Vacaflor, alcaldesa de Boyuibe, municipio ubicado a 60 kilómetros al sur de Camiri, informó que en el cuartel del Regimiento Campos, 6 de Infantería, acantonado en dicha población, se han confirmado varios casos de contagios de Covid-19 entre los soldados, lo que pone en riesgo la salud de  la población.

“De los 23 casos que se han detectado en un rastrillaje, 11 son de la comunidad de Kuruyuki y 12 del regimiento; ni uno sólo del centro urbano de Boyuibe”, dijo la autoridad, señalando a los encargados de dicho centro militar de no haber manejado la fuente de contagios con responsabilidad.

Según señaló Vacaflor, los conscriptos contagiados no fueron aislados en el cuartel y continuaron la instrucción militar. “Han subestimado al virus y, si en este momento se aplicaran pruebas rápidas a los soldados, estoy segura que muchos saldrán positivos”, aseguró, anticipando que acudirá a Derechos Humanos para que se tomen las acciones para frenar la expansión del virus.

La situación también preocupa a Gilberto Torrico, médico de respuesta rápida del Centro de Salud Fray León Biaginni, quien dijo que se enviaron dos cartas al centro militar; la primera indicando que los infectados guardaran aislamiento y que no podían realizar actividades de instrucción militar, y la segunda instruyendo las determinaciones que se tomaron en torno al problema. “Lamentablemente hicieron caso omiso de la primera carta y recién tomaron algunas acciones con la segunda, pero ya era demasiado tarde” señaló el médico.

La preocupación del galeno pasa también por los contagios en la comunidad de Kuruyuki, donde los 11 infectados identificados pertenecen a una misma familia.