Escucha esta nota aquí

Las brigadas de distintos grupos de bomberos trabajan en San José de Chiquitos, Concepción, San Matías y Roboré en emergencias por incendios forestales que no se han logrado apagar completamente.

Una de las principales dificultades es el clima, pues el ambiente seco, la falta de lluvias y la intensidad de las ráfagas de los vientos favorecen a que el fuego se propague.

El responsable de la Unidad Forestal de la alcaldía de San José de Chiquitos, Erwin Padilla, detalló que en la comunidad Quimome se atiende desde el viernes un incendio con personal del municipio, de la Gobernación cruceña y con apoyo de funcionarios de las áreas protegidas de Laguna Concepción y de Santa Cruz La Vieja, y aún no se logra aplacarlo del todo. “No se ha logrado controlar completamente porque a diez kilómetros de la carretera hay una serranía de difícil acceso”, explicó.

También, a la comunidad Tapera ayer se tuvo que volver a enviar personal pues el incendio controlado hace tres días se reactivó debido a los fuertes vientos.

Dentro del municipio, las imágenes satelitales dan cuenta de un incendio en la comunidad La Ramada. Padilla detalló que a esta zona, por falta de personal y porque es de difícil acceso no se desplegó personal. “Estamos en emergencia porque se logra apagar en un lugar y al momento ya hay otro en otra zona”, sostuvo.

La secretaria departamental de Medio Ambiente, Cinthia Asín detalló que igual hay un incendio activo en la comunidad Alta Vista del municipio de Concepción.

En San Matías, el director de Desarrollo Productivo y Medio Ambiente, Denis Henry Villarroel indicó que desde el martes se registran incendios en las comunidades de San Antonio de la Totora y San Joaquín. Por la próximidad, la humareda es visible desde la zona urbana del municipio, lo que mantiene en alerta a los vivientes. Personal municipal y del Ejército trabajan con mochilas y cortafuegos en la zona. Villarroel detalló que hay al menos tres incendios activos dentro del Área Natural de Manejo Integrado (ANMI), San Matías.

En Roboré la situación mejoró en las últimas horas, los incendios en la zona de San Lorenzo y Naranjo están controlados, aunque aún no apagados completamente. Este municipio sigue siendo el que tiene mayor afectación, 3.000 hectáreas entre bosques y pastizales. El responsable de la Unidad Forestal Municipal, Rudy Vargas, dijo que entre los daños también se contabilizan varios kilómetros de fibra óptica de una telefónica.

Asín enfatizó que la chiquitanía concentra el 70% de los incendios reportados a la fecha, en esta zona se trabaja con mochilas y cortafuegos pues aún no se requirió intervenciones con equipos más grandes. De acuerdo con el reporte también hay incendios activos en San Ignacio de Velasco y Puerto Suárez, pero no son de magnitud.

El incendio en San Matías está activo desde inicios de semana, el fuego se puede observar desde la zona urbana del municipio

En el informe del Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satic) en los tres primeros días de agosto se registran 562 focos de quema. De estos, en las primeras horas de ayer 57 fueron reportes nuevos y 87 persistentes mientras que todo el viernes se registraron 260 focos.

En lo que va del año se contabilizan 10.423 focos de quema. Un dato alarmante es que apenas se ingresó a la época alta de chaqueos y ya suman 72 emergencias por incendios, mientras que el pico es 175 en 2016. Asín agregó que este año no se reportan personas lesionadas ni daños a viviendas.

El clima no es favorable

Asin detalló que se mantiene la Alerta Amarilla departamental porque el clima no es favorable, lo que pone al 58% del departamento en riesgo extremo de incendios.

“Pedimos a la población extremar la precaución. No realizar quemas, no es pertinente hacerlo en estos momentos. Evidentemente la gente cree que porque está seco o porque está soleado puede quemar su chaco o su lote, pero no debe hacerlo porque hay vientos muy fuertes”, insistió.

El director nacional de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), Cliver Rocha, informó de que la próxima semana brindarán un informe de los focos de calor que existe en Santa Cruz y en general en el país, para poder determinar la magnitud de estos. “Una ráfaga de fuego en este tipo de ventolera, es pues lapidario. La situación puede recrudecer si no somos responsables”, alertó Rocha.

La autoridad estatal explicó que muchas personas ligadas a la actividad productiva hacen uso del fuego para poder limpiar la maleza de sus parcelas, por este motivo en los últimos años han venido trabajando con diferentes sectores como el cañero para tratar de mitigar el impacto de las quemas. “Todo el trabajo nos es suficiente, las condiciones climatológicas son muy duras. Lo advierto, el fenómeno puede ser mayor a los años anteriores”, sentenció.

Decenas de bomberos trabajaron esta semana para sofocar el incendio alrededor de las rieles del tren

La responsable departamental del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), Cristina Chirino, detalló que las ráfagas de vientos de dirección sur sudeste ayer alcanzaron los 60 kilómetros por hora en la Chiquitania, pero bajarán de intensidad desde hoy hasta el martes, oscilarán entre 20 y 50 kilómetros por hora. Agregó que el miércoles los vientos vuelven a dirección noroeste y los cielos estarán despejados a poco nubosos, pero no hay probabilidad de precipitaciones hasta ese día en ninguna zona del departamento.

En cuanto a la ciudad, desde meteorología de Aasana, informaron de que ayer las velocidades de las ráfagas oscilaron entre 40 y 70 kilómetros por hora. Sin embargo, agregaron que igual la situación mejorará a partir de mañana, pues las intensidades de las corrientes bajarán a 20 o 30 kilómetros por hora y se prevé que el termómetro llegue a los 30 grados.

En el resto del departamento

También se reportaron incendios en la zona metropolitana. Tal es el caso de Porongo, donde la noche del viernes se logró sofocar un incendio a diez metros de una vivienda. Igual en Warnes hubo otra emergencia, fue cerca de la urbanización Pentaguazú.

En las últimas 24 horas, la Unidad Urbana de Bomberos y Rescate (UUBR), solo en la urbe atendió seis incendios de pastizales y basura. El voluntario Álvaro Castillo, detalló que los casos fueron por la zona de la Doble Vía a La Guardia, Montecristo y El Trillo y por la avenida Miguel Servet.

Tags

Comentarios