Escucha esta nota aquí


Han pasado 33 meses; es decir casi tres años desde que, con banda, se iniciaron los trabajos para que los Buses de Transporte Rápido (BRT) se hagan una realidad en la ciudad: Un proyecto ambicioso y cuestionado que se ejecutó en obra, pero que no fue puesto en marcha. El año concluyó con plazos postergados para la puesta en marcha del BRT y la nube de incertidumbre no se despeja aún, ya que no se confirma sí operará o no en la ciudad.

Este año, en medio del cambio de gestión de autoridades municipales, los concesionarios de la ruta del primer anillo siguieron operando con cinco buses, dentro de un plan piloto que inicialmente estaba definido para seis meses, pero se extendió a más de un año.

La nueva autoridad municipal, Jhonny Fernández, en época de campaña electoral mostró una postura más crítica a la forma de implementación del BRT. “Los buses no van a estar, no son para el primer anillo, deben ser del segundo anillo para las ciudadelas; los cordones, esos sí los vamos a eliminar”, decía en enero.

Sin embargo, ya electo, su gestión se mostró más conciliadora. En octubre pasó el tema al Concejo y ordenó una auditoría. En su última declaración, la nueva autoridad de la Secretaría de Movilidad Urbana, José Carlos Cuéllar, indicó que todavía se esperan los resultados de la auditoría, técnica y financiera, para definir el futuro del proyecto.

El año cierra sin tener los resultados de esta revisión de la documentación del proyecto, pero se prevé que estén listos a inicios del próximo año. Mientras tanto, este 2021 los dirigentes de los principales sindicatos de la ciudad marcharon en reiteradas ocasiones para exigir que se desista de la puesta en marcha del BRT.

Los transportistas

El primer tramo del BRT demandó una inversión de aproximadamente Bs 156 millones. En este sector la línea del primer anillo, que se convirtió en empresa, se hizo concesionaria de la ruta.

La dirigencia invirtió cerca de $us 6 millones en la compra de los buses, cada uno con capacidad para 90 pasajeros. Estos llegaron en mayo, mes de la transición de autoridades de la gestión municipal, 25 aún están en Aduana.

La dirigencia de la línea concesionaria resaltó que, pese al cambio de autoridades, se tiene un contrato con el Municipio, que se hará respetar.

Corredor

El proyecto del BRT contempla cuatro fases, una por anillo. Para las obras, la primera fase se subdividió en dos: el primer anillo y el corredor norte-sur.

Para completar la primera fase, desde el año pasado la Alcaldía de la capital cruceña gestiona un financiamiento de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, por $us 36,6 millones, que ya está en proceso de desembolso.

“En el tema de los corredores estamos trabajando de acuerdo con un estudio del JICA; contempla las otras fases a implementar, que son los corredores norte y sur. Estamos trabajando en ello con la gente del proyecto para poder avanzar”, dijo Cuéllar a finales de este año.

Comentarios