Escucha esta nota aquí

La semana pasada, el Observatorio de Movilidad de Urbana de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) dio a conocer su diagnóstico técnico sobre el Sistema de Transporte Rápido (BRT por sus siglas en inglés), que se basa en el Plan de Ordenamiento del Centro de la Ciudad, y que a su vez se alinea con el Plan Maestro para la Mejora del Transporte en el Área Metropolitana de Santa Cruz.

En las conclusiones del documento se reconocen errores de diseño, pero se deja explícito “que deben ser corregidos antes de la puesta en marcha”. Es decir que el ente colegiado apuesta por la continuidad de la obra.

“Apoyamos la nueva concepción en el sistema de administración del transporte, pasando de una estructura sindical a una empresarial, apoyada en la Ley de Movilidad Urbana”, se aclara.

Entre las recomendaciones, el ente colegiado sugiere al Gobierno Municipal que realice una auditoría técnica, legal, administrativa y financiera del proyecto desde su inicio. “La Sociedad de Ingenieros apoyará al municipio con criterios técnicos al proceso de auditoría que desarrolle el Gobierno Municipal”, indica el informe.

Como parte de la Asociación de Propietarios del Centro de la ciudad de Santa Cruz, Jorge Guido Landívar explicó que existe apoyo, también del Colegio de Arquitectos, de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), de la Cámara de la Construcción y de la UAGRM.

“Tenemos una representatividad de nuestra región, los vecinos donde también existen profesionales comprometidos y los principales interesados en la atención de sus demandas, inclusive el control social estuvo presente en estas deliberaciones. Hemos dado el apoyo para la continuidad del proceso del BRT, con las recomendaciones técnicas por todos presentadas”, aseveró.

Para Landívar, es urgente que continúe la obra y que comiencen a circular los buses, además, que sea la única opción de transporte público en el primer anillo, de tal forma que se disminuya el ingreso del 60% de los micros al centro.

Al sector de los gremiales de Los Pozos no les agrada mucho la idea. Luis Hernán Álvarez, de los Comercializadores de Carne al Detalle, dijo que no están de acuerdo con ese porcentaje, y más bien desean que los micros vuelvan a sus rutas antiguas.

“La gente que vive en los barrios alejados necesita el transporte más barato para realizar sus comprar de la canasta familiar y Los Pozos Centro es uno de los pocos mercados con los precios más accesibles”, argumentó.

Álvarez duda de la factibilidad del funcionamiento del BRT, debido a muchas falencias que no le permitirán un trabajo idóneo para los ciudadanos de Los Pozos Centro y del primer anillo.

Enumeró la trancadera que provoca en las rotondas, por la lentitud en la circulación del BRT. Dijo que el ancho de carril no es proporcional al tamaño del BRT, y que las paradas son un peligro para el transeúnte, que tiene que bajar por el lado izquierdo y que debe dirigirse al lado derecho.

El dirigente gremial informó que está coordinando con los directivos de todas las asociaciones del mercado Los Pozos Centro, para ser tomados en cuenta en las reuniones y decisiones que tomará el municipio con respecto a este tema, ya que se consideran entre los afectados.

Los micreros tienen una postura y observaciones similares a las de los comerciantes del mercado. El dirigente del transporte, Mario Guerrero, dijo que el pueblo es testigo de la falta de sustento técnico del BRT y que por eso su sector lo rechaza.

Según Guerrero, cualquier proyecto que lleve adelante una autoridad tiene que basarse en las normas existentes, y nunca se hizo un estudio de campo sobre cómo se mueve el vecino, barrio por barrio, dónde son sus fuentes de trabajo, estudio, abastecimiento, recreo, etc.

“El transporte no se mueve por donde quiere, sino según las necesidades del pasajero. Eso no entienden los del Gobierno Municipal”, cuestionó, a tiempo de agregar otras críticas, como el tamaño del carril, la invasión de los otros carriles, la puerta a la izquierda, los cordones que ya ocasionaron accidentes, el cierre de vías en el primer anillo que según los micreros ha congestionado más la ciudad, etc.

El dirigente explicó que estas observaciones ya fueron expuestas a la anterior gestión municipal. “Les manifestamos nuestro rechazo porque el BRT incumple con especificaciones técnicas. Fue un proceso forzado con afán electoral”, apuntó.

Como sector, Guerrero aseguró que no se oponen a ser reordenados, pero cuestionó que siempre se ponga en el blanco solo a los micreros, a pesar de que la problemática es integral en las calles hay un sinfín de vehículos. Recordó que además hay transporte que reparte carga, mercadería, particulares, etc.

Guerrero responsabilizó al proyecto del BRT sin un estudio técnico a la quiebra de muchos negocios en el centro y en el primer anillo. Según el dirigente, el alcalde les ofreció seguridad jurídica y les dijo que la Ley de Movilidad Urbana (que ha sido cambiada varias veces) sería nuevamente modificada, y adelantó que este martes 7 tendrían reunión nuevamente.

“No existe estudio de reordenamiento. La anterior gestión quiso agarrarse del JICA, pero la Gobernación hizo un plan de reordenamiento, diseñaron una ruta de transporte, pero fue departamental. Hace falta profundizar a nivel de ciudad, distritos, barrios. Eso es lo que pedimos que se haga y Angélica Sosa no quiso porque eso requiere varios años, ella solo pensaba en elecciones, por eso su obra perjudicó económicamente a miles de familias y empeoró el caos vehicular”, acusó.

Aldo Terrazas, ex dirigente del transporte, dijo que ellos en su momento presentaron su propia propuesta del sector, con cambios progresivos del parque automotor por unidades más grandes, dentro de un periodo de diez años.

“Propusimos que primero vayan reemplazando las líneas que se manejan al 100% en avenidas en los próximos dos años, en los siguientes tres años los que anden 80% en avenida, y así paulatinamente hasta que desaparezca todo el transporte actual, eso sí, manteniendo las cantidades con el crecimiento demográfico actual. Pero ellos estaban locos por ganar políticamente, licitaron sin tener el crédito aprobado en La Paz, hubo anomalías y por eso hubo voto castigo”, arguyó.

Diagnóstico

La anterior gestión municipal elaboró un diagnóstico que hace una serie de observaciones al sector del transporte público. Una de ellas es que conserva la estructura sindical con la que fue creado en décadas pasadas, y cuestiona que los operadores encargados del servicio conserven características del tipo propietario –chofer.

En este sentido, Lucy López, ex directora de Transporte de la Alcaldía, que formó parte del diagnóstico, apuntó a que el 88% del servicio se constituye por sindicatos, y que básicamente las autorizaciones de rutas se han dado de forma histórica más por presión de micreros y vecinos que por planificación, pero aclaró que el tema del transporte es competencia exclusiva de los gobiernos municipales.

Para ella, las críticas al BRT se dan cuando intervienen ciertos factores, como la fuerza y la presencia política de la que gozan los transportistas el BRT. Cree que más bien el BRT es el ejemplo de un sistema de transporte planificado, “es la primera experiencia como ciudad en ese sentido”, dijo.

El estudio indica que a pesar de que existe una amplia cobertura del servicio en la ciudad, el crecimiento genera que aún haya lugares que requieren la prestación del servicio.

El diagnóstico también responsabiliza al transporte público como uno de los principales generadores de congestión, debido a la sobreoferta del parque automotor, la falta de educación vial de los conductores y la cultura de detenerse en cualquier lugar, incluso en zonas donde ya existen paradas de transporte público señalizadas.

Dice que los recorridos son largos y sinuosos, aumentando el tiempo de los recorridos, a pesar de que la malla de la ciudad ayudar a dar respiro a través de las radiales. En 2019, solo en La Ramada circulaban 40 líneas por una misma vía. Según López, había líneas que pasaban hasta por 25 destinos, varios de ellos centros de abastecimiento, etc.

Tanto Guerrero como Terrazas aseguraron que todas las rutas son autorizadas y controladas por la Alcaldía.

Mientras tanto, continúa la agenda de consenso y la incertidumbre con respecto a fecha de inicio de operaciones del moderno sistema de transporte.

Comentarios