Escucha esta nota aquí

Han pasado cuatro años desde que un médico radicado en España donara una tonelada de equipos médicos al Hospital San Juan de Dios y aún no han sido puestos a servicio de la población. Los aparatos que llegaron divididos en dos lotes están atrapados en una espiral de problemas burocráticos.

Una parte estuvo retenida dos años en la Aduana y se liberó hace seis meses, luego de que los trámites se aceleraran tras la revelación del caso por este medio. La otra parte, la recibió el Ministerio de Salud en 2015 y desde entonces está abandonada en la Brigada Médica Cubana de Santa Cruz, según fuentes del Sedes.

Los equipos recuperados aún no pueden ser puestos en funcionamiento porque falta la otra parte, son complementarios. EL DEBER intenta, desde febrero, conseguir una explicación por parte del Ministerio de Salud pero no obtiene respuesta.

Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), informó que se han realizado las gestiones ante esa cartera de Gobierno para que entregue su parte y que se firmará un convenio.

Nos dejaron ver los equipos, estaban en la brigada cubana, la única forma en la que nos entreguen es que firmemos un convenio con el Ministerio de Salud”, informó. La comisión que fue a inspeccionar los equipos estaba compuesta por el director del Hospital San Juan de Dios, miembros del equipo de Biomédica, asesores legales y de parte del Gobierno, estaba la doctora Stephanie Villegas, quien en 2015, como Coordinadora Nacional de Salud Ocular, recibió los aparatos en cuestión.

Los equipos siguen embalados y una vez abiertos serán revisados para hacerles mantenimiento, informó.

“Lo que no está costando es lograr el famoso convenio, nosotros no estamos de acuerdo con ciertos detalles de forma y les hemos manifestado nuestro desacuerdo”, manifestó un representante del Hospital San Juan de Dios que prefirió mantener su nombre en reserva.

En Santa Cruz de la Sierra viven cerca de 2 millones de personas y el sistema público de salud no tiene atención especializada para problemas de la vista.

La donación

El doctor Javier Pescador es un médico especialista en oftalmología que radica en Murcia (España) y que al momento de jubilarse decidió donar todos los aparatos y utensilios de su clínica a Bolivia y ayudar en las gestiones para su traslado al país.

El equipamiento, que pesa una tonelada y que hace veinte años costaron cerca de 300.000 euros, es suficiente para montar tres consultorios completos de medicina ocular.


La donación consta de una mesa de exploración giratoria, tres tonómetros de aplanación, autorefractómetros, un monitor acoplado a lámpara de hendidura para poder visionar patologías en directo, dos frontofocómetros, un láser Argón Verde-all, campímetro, un oftalmoscopio binocular, dos campímetros, entre otros aparatos y utensilios.


Los equipos que llegaron al país distribuidos en dos partes no podrían funcionar si no están juntos y puede que algunos se hayan dañado. Según explicó Javier Pescador hace algunos meses “hay equipos que son muy delicados, algunos llevan gases especiales o espejos” y aseguró que fueron enviados en excelentes condiciones.


Lee más:

Una donación de equipos médicos está varada en almacenes desde 2015

Después de dos años, Aduana libera equipos médicos donados