Escucha esta nota aquí

El pasado fin de semana un grupo de personas que bloqueaban en Tiquipaya secuestraron a 11 jóvenes que intentaban levantar la medida de presión en el lugar. Estos fueron liberados tras una acción policial, y la tarde de este lunes fueron recibidos por el ministro de Defensa, Fernando López, y el presidente cívico de Santa Cruz, Rómulo Calvo. 

En la reunión, donde participaron ocho de los 11 secuestrados, los jóvenes relataron el abuso, la humillación y las vejaciones a las que fueron sometidos durante horas por el grupo de bloqueadores. 

El ministro López, tras escuchar los testimonios, se comprometió a instruir acciones para identificar, detener y sancionar a los responsables de estos hechos que atentaron contra la vida los jóvenes secuestrados.

Además, se dirigió a la juventud boliviana, les pidió que depongan toda acción que pretenda levantar bloqueos, que no expongan su integridad física, y que dejen esa responsabilidad en manos de los efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Policía. 

Por su parte, el líder cívico de los cruceños dijo que se encuentran realizando las gestiones para buscar ayuda médica y la adquisición de medicamentos para los jóvenes que fueron golpeados durante su cautiverio. 

“Muchos de estos jóvenes requieren que se les practiquen algunos estudios y tomografías, estamos buscando los recursos para costear y comprar los medicamentos que requieren, nosotros como Comité vamos a asumir esos gastos”, indicó Calvo a EL DEBER. 

De acuerdo con información del Comité Cívico de Santa Cruz, la mayoría de estos jóvenes pertenecen a plataformas ciudadanas de la capital cruceña y de las localidades de El Torno y Santa Rita, y tres son del municipio de San Ignacio.