Escucha esta nota aquí

“La detección temprana salva vidas. Acuda a su centro de salud para acceder a consultas médicas, son gratuitas”, repetía Ángela Carreño, responsable del Programa Cáncer del Servicio Departamental de Salud (Sedes) a un grupo de mujeres que esperaba su turno para ser atendida en el centro de salud Los Olivos.

Carreño insiste en llegar con mensajes de prevención del cáncer de mama debido a que este mal sigue siendo la segunda causa de muerte de mujeres en el país y cada día se cobra la vida de entre una y dos mujeres en Bolivia.

Los datos que maneja el Sedes dan cuenta que en el Instituto Oncológico el cáncer de mama es el segundo tumor más frecuente, después del cáncer de cuello uterino. Solo en 2018 se diagnosticaron 237 nuevas afectadas y en 2019 murieron 33 mujeres por esta causa.

Un mal prevenible

“Nos preocupa esta situación porque se trata de una enfermedad que se puede prevenir. Para ello, las mujeres deben hacerse un auto examen cada mes, una ecografía anual y una mamografía anual después de los 40 años”, explicó Carreño.

El Sedes llegó el martes con información sobre el cáncer de mama hasta el centro Los Olivos, en el marco del mes de la sensibilización sobre este tipo de tumor maligno, toda vez que cada 19 de octubre se conmemora el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama.

Las autoridades sanitarias piden acudir a los centros de salud públicos, donde la consulta médica es gratuita. Allí, si el médico detecta alguna anomalía en las pacientes procede a su derivación al Instituto Oncológico para exámenes complementarios y para que inicien el tratamiento correspondiente. Lo importante es empezar el tratamiento en la primera fase de la enfermedad.

Del mismo modo, en los centros de salud ofrecen pruebas gratuitas de papanicolaou y vacunación contra el Virus del Papiloma Humano a niñas de 10 a 15 años escolarizadas que no hayan sido inmunizadas para prevenir el cáncer de cuello uterino cuando sean mujeres adultas.

A lo largo de este mes se vienen realizando actividades de prevención del cáncer de mama, como ferias, donde se enseñan los métodos de diagnóstico precoz y se informa que la enfermedad puede ser curada si se detecta en su fase temprana.