Escucha esta nota aquí

El primer día del 2021 sería el último para Yamil Rosales, un joven de Comarapa de oficio mecánico y vendedor de vehículos. Una semana después de su desaparición, la Policía ha aprehendido a uno de sus mejores amigos en Cochabamba, quien es considerado el principal sospechoso de su violenta muerte.

Fuentes de la Fiscalía y de la Policía informaron que Iván Gonzales Guzmán, de 25 años, fue capturado en la ciudad de Cochabamba y trasladado a la ciudad de Santa Cruz. 

Una de las hipótesis de los investigadores, basada en testimonios de los familiares de la víctima, es que Yamil Rosales le había entregado $us 4.000 a Gonzales para que le llevara una vagoneta RAV-4 indocumentada desde Challapata a Comarapa.

Sin embargo, Gonzales no cumplió con su compromiso y los familiares del ahora fallecido le contaron a EL DEBER que Yamil, en las últimas semanas, le exigía que cumpliera con el acuerdo y recibía excusas por respuesta.

La muerte
Al anochecer del primero de enero, Yamil recibió una llamada a su teléfono celular de supuestos interesados en la compra de su camión Nissan y que le dijeron que querían probar el vehículo. De ese modo, él salió al encuentro de los supuestos compradores, se despidió de su familia y nunca más volvió.

Tres días después, ya reportada su desaparición, la Policía interceptó el camión Nissan en Punata (jurisdicción de Cochabamba) cuando era conducido por José Luis Rosas. Además, en la mochila de Rosas encontraron una camisa ensangrentada, una manopla y un puñal.

Los agentes policiales procedieron a detenerlo e interrogarlo, de ese modo es que dieron con el cadáver de Rosales. Lo encontraron con tres disparos en la cabeza y el cuerpo estaba a medio quemar en la orilla de una quebrada, en Tiraque.

Indignación en la población
Una vez se conoció el crimen, los pobladores de Comarapa instalaron una vigilia permanente en las afueras de la Policía exigiendo el esclarecimiento del crimen. La presión obligó a que la justicia ordene que José Luis Rosas cumpla su detención preventiva en una carceleta del lugar.

Además, la familia de Iván Gonzales Guzmán recibía presión por los pobladores para que lo entregue. De esa forma, Iván facilitó su captura, que se concretó este jueves en Cochabamba y fue trasladado en avión a Santa Cruz. Hasta las 21:00 de esta jornada se encontraba en dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen.

A su vez, la vigilia de pobladores se ha reforzado en Comarapa. Exigen a las autoridades el traslado de este último detenido para que sea juzgado en este municipio cruceño y no así en la capital.


Comentarios