Escucha esta nota aquí

La Policía boliviana deportó la semana pasada a su país al ciudadano chino Chu Xiejun, quien tenía orden de captura mundial por la presunta estafa de $us 65 millones en China, según fuentes oficiales.

Gonzalo Medina, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, informó de que el asiático llegó hace algún tiempo a Bolivia, tramitó una identificación falsa como boliviano y cruzó la frontera con Paraguay, donde se estableció con la finalidad de ocultarse de las autoridades de China.

A decir de Medina, Interpol Bolivia recepcionó los datos sobre Xiejun y se inició la pesquisa mediante información de Inteligencia hasta conocer que el sujeto se encontraba en el país vecino viviendo como boliviano.

Se armó una estrategia para hacerlo ingresar a territorio nacional y tragó el anzuelo, dijo Medina. De tal forma que agentes del grupo DACI lo capturaron en la frontera y lo trasladaron a Santa Cruz.

Algarabía y bienvenida
Autoridades chinas fueron informadas sobre la aprehensión de Chu Xiejun y realizaron las respectivas gestiones mediante el consulado chino en Santa Cruz para la deportación.
De ese modo, cuatro policías bolivianos de la Felcc y de Interpol custodiaron al detenido en un vuelo internacional y el martes lo entregaron a la Policía de la ciudad de Nanchang, capital de la provincia de Jiangxi, al sudeste de la República Popular China, donde los esperaba una comitiva.
Las autoridades dieron la bienvenida a los policías bolivianos con un homenaje por haber capturado a uno de los sujetos más buscados del país por la estafa millonaria siendo funcionario público. 

Comentarios