Escucha esta nota aquí

Se repitió la misma historia violenta de las Londras. Policías y fiscales fueron atacados a tiros cuando acudieron ayer a un domicilio en la comunidad Berlín, ubicada 20 kilómetros de San Julián, para ejecutar mandamientos de aprehensión contra encapuchados armados, que el 28 de octubre tendieron una emboscada en Las Londras a policías, periodistas y civiles para luego secuestrarlos y torturarlos. Todo sucedió alrededor de las 5:00 de este miércoles cuando unos 20 efectivos policiales y los fiscales Roberto Ruiz e Iván Quintanilla llegaron a un inmueble y hallaron a uno de los supuestos encapuchados.

Se trata de Heber Sixto Canaza Sacaca. El hombre se encontraba durmiendo y se procedió con su detención, aunque hubo resistencia. En el lugar también se encontró a Paulino Camacho Vedia, que está con orden de apremio, pero los policías solo pudieron colocarle una manilla en una de las manos porque opuso resistencia y gritaba junto a Canaza, lo que alertó a los vecinos que llegaron y dispararon a los motorizados de los uniformados y de los fiscales.

Huyó con la manilla

“Esto fue de película”, relató uno de los policías. Aseguró que cuando llegaron los comunarios armados dispararon a los vehículos, reventaron las llantas, pero así los policías y fiscales pudieron escapar del lugar, incluso hubo choque de los vehículos. En ese instante el otro presunto encapuchado, Paulino Camacho Vedia, huyó con la manilla en su mano.

De acuerdo con el relato, el fiscal Quintanilla se salvó de ser atropellado por vehículos conducidos por pobladores enardecidos que gritaban consignas contra los funcionarios.

El desesperado parte policial

Según los informes de la Policía, la comisión de efectivos y de fiscales salió del lugar pasada las 6:00. Los uniformados se dirigieron al puesto policial de Los Troncos. Ahí se concentró gran número de comunarios y de los denominados interculturales.

A las 10:00, aproximadamente, los policías presentan un desesperado y clamoroso parte policial a sus superiores en el que confirman que el jefe de la Policía de San Julián, coronel Nicanor Corcuy, fue tomado de rehén.

El reporte policial, al que tuvo acceso EL DEBER, señala que “convocado para una reunión de conciliación por los dirigentes interculturales, el coronel Nicanor Corcuy, comandante del EPI San Julián, fue tomado como rehén en la localidad de Los Troncos”.

Posteriormente, acudieron a la EPI de San Julián, donde el suboficial Isaías Vargas, logró escapar al domicilio de un vecino.

“El sargento Ramiro Condori y el también sargento Macedonio Atahuichi, escaparon en el patrullero. Por su parte, los sargentos Nicanor Mamani, Basilio Mamani y Choque, más los detenidos judiciales escaparon en el patrullero, al igual que el sargento Jaime Quispe, escapo en otro patrullero”, señala el reporte. Por su lado, se desconoce el paradero de los sargentos Donato Ticona y López, y no responden la llamadas.

El obligado repliegue policial

Como evidencia de la violencia, los policías que cumplen funciones en el retén de Los Troncos se vieron obligados a replegarse al comando de San Julián.

El mismo coronel Nicanor Corcuy confirmó a los medios de comunicación que fue un mediador con los interculturales para la liberación de sus policías que regresaron por su seguridad a San Julián. En el puesto de Los Troncos se observó uniformes policiales, incluso documentos y alimentos que se servían los uniformados, pero que se vieron obligados a salir para conservar su integridad.

El ministro negó el secuestro

Cerca al mediodía, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en su cuenta de Twitter, negó el secuestro del comandante de la EPI de San Julián, Nicanor Corcuy, ocurrido en Los Troncos, así como también la balacera contra la comisión de fiscales y policías que se encontraban en la misma zona, pese a la existencia del parte policial que confirmó el plagio.

Por su lado, el comandante de la Policía de Santa Cruz, Erick Olguín, confirmó la detención de Heber Sixto Canaza Sacaca, identificado como uno de los encapuchados que secuestró a policías, periodistas y civiles en Las Londras. Olguín, aseguró que los mandamientos de apremio fueron ejecutados en virtud a una orden del ministro Eduardo del Castillo. Sin embargo, negó que sus policías fueron tomados de rehén y aseguró que están bien y desarrollan las investigaciones sin problemas.

Por su parte, el fiscal departamental Róger Mariaca, a tiempo informar de la aprehensión del primer implicado, confirmó que uno de sus fiscales casi fue atropellado y que los motorizados fueron atacados a bala. Los policías y fiscales tuvieron que salir del lugar y tomar otra ruta para llegar a Santa Cruz. Mariaca aseguró que se presentará la imputación contra el aprehendido y que las pesquisas siguen porque hay otras órdenes de apremio que deben ejecutarse.

Defensa de víctimas cuestiona

El camarógrafo Percy Suárez, que hoy acudió a la Felcc, dijo que la aprehensión es una buena señal, pero aseguró que está asombrado cómo ayer los policías y fiscales fueron recibidos a balazos. Para Suárez, parece repetirse la historia de Las Londras. Dijo que se confirma lo violento que son los grupos armados y pidió garantías para todos.

La abogada de las víctimas, Raquel Guerrero, cuestionó a la Policía. Dijo que lo de ayer fue gravísimo porque solo 20 policías y dos fiscales acudieron a una misión tan riesgosa. Valoró la tarea cumplida por los policías y fiscales que pusieron sus vidas en peligro.

Recordó que dos días después del ataque de encapuchados a Las Londras, un contingente de al menos 200 uniformados llegó al lugar como para ir a la guerra, pero ya no hallaron nada. “Me pregunto cómo ayer no enviaron así, por suerte no hubo personas heridas o fallecidas, es increíble la decisión del Comando General que puso en riesgo la vida de policías y fiscales”, dijo.

El acusado que logró escapar, Paulino Camacho, se presentó en la estación policial, junto a decenas de campesinos. Dijo que quiere declarar en San Julián y aseguró que la intervención de la mañana se hizo de manera ilegal. No quiso hablar del ataque a policías más temprano.

Los hechos

28 de Octubre
Una comisión de policías, periodistas y civiles llegó a Las Londras. Fueron emboscados, del monte salieron encapuchados armados que dispararon a los vehículos, a las cámaras, los secuestraron y torturaron durante siete horas.

29 de Octubre
El director departamental del INRA, Adalberto Rojas, acude con su equipo a Las Londras. Fue recibido con aplausos y guirnaldas por un grupo de personas, algunos de los cuales fueron identificados como parte de los encapuchados.

30 de Octubre
Un contingente de al menos 200 policías, con todos sus equipos y armamento eficaz, llega a Las Londras para realizar una inspección. El comando nacional, al mando de Johnny Aguilera, aseguró que se envió ese contingente porque se conocía que en Las Londras había gente armada. Sin embargo, ya no hallaron nada, excepto algunos gallos de riña.

3 de Noviembre
El director departamental del INRA, Adalberto Rojas, acudió a declarar a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), ante una citación emitida por la comisión fiscal. En sus declaraciones afirmó que se fue a Las Londras un día después de la violencia por orden del director nacional Eulogio Núñez Aramayo. La comisión fiscal le secuestró dos celulares.

10 de Noviembre
El Instituto de Investigación Técnica Científica de la Universidad Policial (IITCUP), realiza el peritaje a los teléfonos. Se revela fluidos contactos entre el director del INRA, Adalberto Rojas, con líderes de grupos armados de encapuchados avasalladores de traficantes de tierras. En uno de los mensajes claves que se halló en los teléfonos Adalberto Rojas en comunicación con uno de sus allegados políticas afirma que “miren lo que me estoy ganando por defender a nuestras organizaciones”.

24 de Noviembre
La Policía y la Fiscalía ejecutan una orden de aprehensión y capturan en San Julián a Hebert Sixto Canaza Sacaca, supuesto encapuchado. Fue en Berlín, a 20 kilómetros de San Julián. Policías y fiscales fueron recibidos a balazos por comunarios, mientras que los interculturales tomaron de rehén a un coronel. Los fiscales y los policías huyeron para salvar sus vidas.

Comentarios