Escucha esta nota aquí

Sus amigos lo conocían con el sobrenombre de Chino. Hablaba inglés, dictaba clases en una universidad de Santa Cruz, tenía rango de capitán en el Colegio Militar de Aviación (Colmilav) y varias horas de práctica piloteando aeronaves. 


Se trata de Álvaro Soleto Olguín, acompañante del piloto Juan Marcos Delgadillo, de 54 años, que sufrió un accidente a bordo de una avioneta CP-28 en una zona boscosa y poco accesible en la zona de El Carmen del Río Blanco, en la provincia Iténez  (Beni).


De acuerdo con la Felcc de Trinidad, el 24 de mayo Soleto y Delgadillo salieron desde Santa Cruz rumbo a la zona mencionada; sin embargo, por causas aún desconocidas en el trayecto la aeronave se precipitó a tierra. Resultado del impacto, ambos pilotos murieron en el lugar. De la vida de Delgadillo solo se supo que fue trasladado a Tarija junto con su familia.


El rescate de ambos cuerpos se volvió una travesía para los agentes de la Felcc. De acuerdo con Iván Zambrana, director de esta unidad en Beni, el viernes recuperaron el cuerpo de Delgadillo y el sábado, de Soleto. Ayer, al promediar las 16:30 arribó a El Trompillo la aeronave Cessna FAB-398 trasladando el cuerpo de Soleto. Uno de sus familiares dijo no tener palabras para semejante dolor, pero recordó la frase de  que los pilotos no mueren sino solo vuelan más alto. Ayer, ni la FAB ni autoridades del sector aeronáutico se pronunciaron sobre el hecho. 

Comentarios