Escucha esta nota aquí

En el mundo del hampa Franz Rodríguez López, Osmán Medina Reyes y Antonio Mendoza Dorado son conocidos como el Bob Esponja, el Caracha y el Chopin, respectivamente. Estos tres exreclusos de la cárcel de Palmasola son acusados no solo de matar de un disparo en la cabeza a un adolescente de 16 años, sino también de otros 16 atracos.

El Bob Esponja, el Caracha y el Chopin, en principio, no eran buscados solo por la muerte de Bryan Escóbar Huanca, que el sábado, a las 23:50, atendía en la pizzería Tobago y que se negó a entregarles la ganancia del día, sino por otros hechos delictivos perpetrados en los dos últimos meses.

Sin embargo, cuando los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) capturaron a uno -según conoció EL DEBER- este empezó a ‘cantar’ cómo había sido el robo en la Tobago e incriminó a los demás miembros de la banda. Al final cayeron cinco de la misma organización.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, que anoche viajó de La Paz a Santa Cruz para presentar a la banda delincuencial, dijo que todos habían confesado el crimen y que lo único que negaron fue el robo de los Bs 1.500 a la pizzería, ubicada en la avenida Piraí.

El director de la Felcc, Juan Carlos Ramos, informó que, además de los tres incriminados en la muerte de Bryan, fueron aprehendidos dos miembros más de la banda que había participado en los 16 atracos. Hay dos prófugos, un hombre y una mujer.

Matan a otro joven

Sujetos desconocidos segaron la vida de Federico Cardozo Romero, un joven de 20 años miembro de la comunidad guaraní asentada en el radio urbano de la capital cruceña. Este crimen se suma al asesinato de Brian Escobar Guanca (16), perpetrado a las 23:30 del sábado en la pizzería Gran Tobago, ubicada en la avenida Piraí, entre el segundo y tercer anillo.

A Federico lo victimaron con extrema violencia la madrugada del domingo y lo dejaron tendido en una calle del barrio 10 de Mayo del Plan Tres Mil. El hecho de sangre tuvo lugar cerca de las 3:30, a solo cuadras del domicilio del occiso, en Villa Paraíso, barrio mayoritariamente poblado por familias guaraníes.

Horas después, vecinos encontraron el cuerpo aún agonizante del joven en la vía pública y, como lo conocían, avisaron a sus parientes.

La familia pide justicia

Federico sufrió golpes en la cabeza y también presentaba heridas, al parecer, causadas por arma blanca. La Policía levantó el cadáver y arrestó a tres sospechosos que la tarde de ayer fueron liberados por falta de indicios en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

Juvencio Cardozo García (48) pidió justicia para su hijo mayor y ayuda para su familia, pues dijo que Federico era el sostén de su hogar, ya que con su trabajo como albañil mantenía a él, a su madre y a sus cuatro hermanos.

El infortunado salió la noche del sábado de su casa al cabo del partido entre Colombia y?Estados Unidos por la Copa América. Fue a visitar a una tía en Pueblo Nuevo, otro barrio guaraní. Se presume que lo atacaron pandilleros que se adueñan de las calles y de las plazas de la zona. Aparentemente no le robaron nada.

“No tengo consuelo, era mi hijo mayor, que me ayudaba con mis otros hijos, porque yo no puedo trabajar por motivo de que perdí la visión de un ojo. Lo han macheteado los maleantes en el barrio 10 de Mayo. Pido a las autoridades que nos ayuden, que hagan justicia y que no larguen a los asesinos. Por más que uno no tenga nada en los bolsillos, los delincuentes lo matan a uno”, expresó Juvencio en el velorio de su primogénito.

Eusebia José Araúz (54), capitana de los guaraníes del Villa Paraíso, aseguró que Federico era un joven de bien, por lo que espera que la justicia ordinaria esclarezca el crimen, caso contrario anunció que su comunidad pondrá en vigencia sus normas para aplicar justicia según usos y costumbres.

“Nosotros somos cruceños porque vivimos hace muchos años acá, pero mantenemos nuestra cultura e idioma. Agüiye cuateco toputa koraiño”, exclamó Eusebia en guaraní, lo que en castellano significa “que este hecho no quede impune”.