Escucha esta nota aquí

La autopsia realizada en el cuerpo de un hombre, cuyo cadáver calcinado fue encontrado por la Policía la noche del domingo en la ruta hacia Porongo, estableció que murió a causa de una intoxicación por monóxido de carbono, después de haber sido herido con un arma punzocortante en el cuello.

Tras el levantamiento legal, el cuerpo fue llevado hasta la morgue del hospital municipal de la Pampa de la Isla, donde nadie se acercó a identificarlo o reclamar el cadáver,  aunque el examen forense establece que se trataría de una persona de entre 20 y 25 años de edad, que llevaba puesta una polera oscura con la insignia de la Unión Juvenil Cruceñista. 

Las heridas que evidenció el médico forense, Rodrigo Valdez, están en la la tráquea. A raíz de esta evidencia, se maneja la hipótesis de que el hombre fue atacado por desconocidos que le provocaron las heridas en el cuello y luego, aún con vida, le rociaron un líquido combustible para prenderle fuego.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Rubén Barrientos, precisó que el cuerpo estaba expuesto en medio de la arena y que el sitio donde se lo encontró es secundario, lo que hace presumir que el hombre murió en otro lugar y luego fue abandonado en la vía hacia Porongo.

El  cuerpo fue levantado por la Policía después de la circulación de algunas imágenes en redes sociales. La investigación está en curso y, según su avance, se ofrecerán mayores detalles.

Barrientos dijo que, hasta el momento, no existe alguna denuncia de desaparición de persona.

El fiscal a cargo de las pesquisas, Renzo Estevez, indicó que se abrió un caso por el delito de asesinato. Basó principalmente la tipificación delictiva en los elementos que la autopsia arrojó, como las heridas en el cuello, la sustancia utilizada para rociar el cuerpo antes de prenderle fuego para eliminar las evidencias.