Escucha esta nota aquí

El mundo encendió las alarmas por la crisis ambiental en la Amazonia y crecen las críticas al presidente Jair Bolsonaro, al que identificaron como “capitán Nerón”, por sus políticas económicas que favorecen la deforestación de la región con la mayor biodiversidad del mundo.

Bolsonaro negó que sus políticas sean causantes de los incendios que se propagan por Brasil y acusó a la prensa de perjudicar los intereses del país al presentarlo como un “capitán Nerón” de la Amazonia.

“No defiendo las quemadas, porque siempre hubo y habrá quemadas. Desgraciadamente eso ocurre en la Amazonia”, dijo Bolsonaro a periodistas a la salida de su residencia oficial en Brasilia.

“Pero acusarme de ser un capitán Nerón prendiendo fuego allí es una irresponsabilidad, es hacer campaña contra Brasil”, agregó el mandatario de ultraderecha, un excapitán del ejército, en referencia al emperador Nerón, a quien algunas tradiciones imputan un gran incendio de Roma en el siglo I.

“Imagínense si el mundo empieza a imponer barreras comerciales: se caerá nuestro agronegocio, retrocederemos, la economía empeorará; la vida de ustedes, de los editores de diarios, de los dueños de televisiones, se complicará como la vida de todos los brasileños, de todos sin excepción. Ustedes están cometiendo un suicidio.

La prensa está cometiendo un suicidio”, agregó. Bolsonaro, que niega el cambio climático y preconiza la apertura de reservas indígenas y de zonas protegidas de la selva a actividades agropecuarias y a la minería, volvió a cargar contra la “sicosis ambiental” que obstruiría el desarrollo del país. “Esa sicosis ambiental no deja hacer nada. Yo no quiero acabar con el medio ambiente.

Yo quiero salvar a Brasil”, declaró, y defendió el cambio de orientaciones respecto a las últimas décadas: “Si era para hacer lo mismo hasta ahora, el pueblo tendría que haber votado por otras personas.

El pueblo está con nosotros. Mi base es el pueblo”, proclamó. (AFP)

Tags

Comentarios