Escucha esta nota aquí

"A los jóvenes bolivianos, por favor no caigamos en el juego del odio y la violencia, somos libertadores, no opresores", escribió el presidente cívico cruceño, Luis Fernando Camacho, este jueves, un día después de los violentos enfrentamientos que se dieron en Cochabamba y donde falleció un joven, de 20 años, a manos de supuestos seguidores del MAS.

El líder cívico también ponderó "la fuerza y el coraje de nuestros jóvenes", que "son el motor para seguir adelante en nuestra lucha por la libertad y la democracia". A ellos les agradeció por estar en las calles "defendiendo y arriesgando todo por su país".

El llamado a la movilización pacífica de Camacho se da en la previa a una reunión con los cívicos del país en La Paz, donde se fijarán nuevas acciones a seguir con el pedido de renuncia del presidente Evo Morales.

Camacho llegó ayer a La Paz con la carta de renuncia que se redactó para Morales y ratificó que no se irá de la sede de Gobierno hasta que no tenga la firma del mandatario. Este ya adelantó que no renunciará y, más bien, llamó a sus seguidores a defender el denominado "proceso de cambio".

Adelantó también que no entregará la carta en la Casa Grande del Pueblo por considerarlo un edificio que concentra el lujo, el odio, el racismo, y el desprecio al pueblo boliviano y que lo hará en el antiguo Palacio de Gobierno, el Palacio Quemado,"que representa la historia de nuestro pueblo".

"Aunque me digan fanático, ahora declaro que es Dios quien nos dará la victoria y no las armas. No importa la religión que seas, Dios es el mismo. ¡Dios los bendiga!", dijo Camacho.





Comentarios