Escucha esta nota aquí

El gobernador de Santa Cruz sacudió ayer el tablero político. Luis Fernando Camacho aseguró que el modelo de país promovido por el MAS está agotado y propuso convertir a Bolivia en un Estado Federal para resolver los problemas políticos, sociales y económicos que enfrenta el país.

La posición fijada por la autoridad cruceña se produce una semana después de que el presidente Luis Arce abrogara la Ley de Estrategia de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas (1386) por causa de la presión popular y un día antes de la marcha anunciada por el líder del MAS, Evo Morales, en respaldo al actual gobierno.

Tenemos que seguir los pasos legales y democráticos que nos plantea la CPE”, dijo el gobernador. Más tarde precisó que para él, como abogado, el camino es recurrir a un referéndum y a la Asamblea Constituyente.

De esta forma Camacho colocó en jaque al expresidente Evo Morales, quien la semana pasada propuso ir a un referéndum y una Asamblea Constituyente para debatir sobre la implementación de un sistema federal. “Hablan de federalismo los que regionalizaron la economía, pero debe haber un debate sincero, quién sabe hacer un referéndum nacional sobre el federalismo, es democrático; y no intentar imponer con violencia, con bloqueos, con gente pagada para los paros”, dijo el exmandatario en su cuenta oficial de Twitter.

Ayer, pese a que hace ocho días Morales mencionó la posibilidad del debate sobre federalismo, la posición fijada por Camacho generó rechazo y desconfianza en el MAS. El senador oficialista Leonardo Loza manifestó que “está fuera de lugar. Una cosa es lo que hizo el compañero Evo, hablar de cómo se puede modificar la CPE, y otra cosa es adelantarse de manera desesperada y nerviosa, adelantarse al federalismo y hablar de socializar. El gobernador no actúa en base a la CPE, sino fuera de lugar porque no se puede discutir primero el federalismo, la CPE está primero”, recalcó.

En su discurso, Camacho dijo que “el país atraviesa una fuerte crisis económica, como también política y social. El modelo de país que propuso el MAS ha llegado a un agotamiento, el gobierno masista está gobernando de espaldas a la gente y contra todas las regiones”, señaló el gobernador.

Dijo que “el masismo pretende llevar al país a un modelo de Estado totalmente agotado, a un modelo de Estado totalitario. Ha copado las instituciones y ha dañado seriamente a la democracia. Por eso hay un descontento social que se traslada en paros, violencia, y esos recursos, de las regiones, municipios y universidades han sido reducidos arbitrariamente y se han aprobado leyes que dan más poder al Estado central. Ante esto, nuestro pueblo ha salido a las calles y desde allí ha hecho retroceder al Gobierno una vez más”, señaló.

Acotó que no es casual que la resistencia popular contra esas “leyes arbitrarias partan desde este noble pueblo cruceño. Santa Cruz, no solo es el motor económico del país. Santa Cruz es también la locomotora de la democracia. Es seguro que en las próximas semanas y meses se movilizará contra esas leyes, que generan división y violencia”.

La declaración surge un día después de que el presidente Luis Arce Catacora sentenciara que Santa Cruz es el seno mismo del fascismo y felicitó al Plan Tres Mil por enfrentar a quienes se movilizaron en un paro indefinido que logró la abrogación de la Ley 1386.

El gobernador señaló que solo con resistir no alcanza “y es que hay un problema de fondo. Las regiones y la gente podemos luchar contra las leyes abusivas y antidemocráticas, pero las cosas seguirán igual. Podemos lograr que se abroguen otras leyes, pero las cosas seguirán igual”.

Dijo que Bolivia es un gran país, “pero no hemos podido superar casi 200 años de centralismo, y las regiones y departamentos tenemos diferencias, expectativas, y modo de entender el desarrollo. El masismo se ha hegemonizado en el gobierno y juega con esa realidad. Nos miente, nos divide y nos confronta solo para mantener ese poder en el centralismo”, afirmó.

Camacho llamó a luchar por una solución de fondo. “Una solución histórica donde cada departamento, cada región gestione sus expectativas y desarrolle sobre todo su futuro, explote sus fortalezas culturales y geográficas, sin limitaciones, sin miedo y sin complejos. Y que sobre todo ese miedo a perder que hoy tiene el centralismo se nota claramente”.

Hay departamentos y regiones, dijo, que quieren dirigir por sí mismas su desarrollo. “El centralismo y el masismo no los deja. Por eso ha llegado el momento de discutir una solución de fondo y esa solución se llama federalismo”.

Adelantó que desde Santa Cruz “iniciaremos un proceso de socialización, de consultas y diálogo con todos los departamentos. Con los sectores sociales, con los comités cívicos, con municipios y universidades para sacar a Bolivia de esa crisis política y social, a través del soñado federalismo”.

Toda esa energía que la gente ha puesto en los paros contra esas leyes arbitrarias, todos esos sueños de libertad y de mayor democracia que tienen nuestros pueblos hay que volcarlos a una lucha firme, estratégica e histórica. Y esa lucha es en paz, con mucha conciencia de unidad, con mucho compromiso patriótico para lograr la implementación de un modelo de Estado federal en Bolivia. Quiero ver a mi Santa Cruz y a mi Bolivia respirar libertad. Quiero ver a mi país respirando democracia y unidad, quiero ver a mi país construyendo un estado federal.

Advirtió que ese es el camino que desde Santa Cruz se planteará a Bolivia “para salir de esa crisis política y social que vivimos desde hace muchos años, con un partido que por la fuerza quiere imponer su hegemonía en todas las regiones. El federalismo es un sueño no solo de nuestros abuelos, sino que hoy tiene que ser una bandera que levantemos todos los departamentos”.

Propuso un federalismo que no se construya a puertas cerradas, sino “que se escriba por cada uno de nosotros en cada región de Bolivia. Sería absurdo derrotar al centralismo imponiendo desde una región un modelo que tenemos que construir entre todos”.

Para cumplir “esos pasos que exija la CPE hay que llevar un trabajo muy fuerte, pero con la energía que tiene este pueblo valiente podemos cumplirlo y lograr la Bolivia federal”, alentó.

Desde el MAS, el diputado Hernán Hinojosa dijo que esa propuesta sólo busca “confrontar, dividir y convulsionar. Pero en todo caso estamos para discutir, pese a lo que lo que busca el gobernador es separatismo”, manifestó.

El analista político Paul Franco señaló que esta vez el gobernador Camacho se adelantó “y presenta una propuesta concreta con una clara visión de país, mientras que el Gobierno se ha dedicado a profundizar la confrontación en el país”.

Comentarios