Escucha esta nota aquí

Tras concluir una caravana, el binomio Fernando Camacho y Marco Pumari llegaron a los pies de El Cristo Redentor. 

Desde el vehículo en el que se transportó para cerrar su campaña en Santa Cruz, Camacho tomó el micrófono y se arrodilló. "Le vamos a pedir a nuestro creador por nuestro próximo presidente, que se haga su voluntad y que él gobierne Bolivia", dijo. 

Rodeado de cientos de simpatizantes que, en su mayoría vestían con alguna prenda blanca, siguió su declaración. "Le decimos al gobierno del MAS que Dios va a gobernar Bolivia y que Bolivia va ser para los bolivianos. Vamos hasta la victoria, terminemos lo que empezamos", expresó notablemente emocionado entre gritos de los presentes. 

Concluyó su discurso y flameó una bandera del partido que lo postula, Creemos. En el vehículo estuvo acompañado por Marco Pumari, Zvonko Matkovic y Centa Rek, entre otros candidatos.  

"Yo pude cometer errores y les pido perdón por eso, pero yo nunca voy a robar a mi pueblo. Nunca le voy a fallar a la juventud",  continuó a tiempo de resaltar que Santa Cruz fue el departamento que impulsó la movilización por los 21 días que terminó con la renuncia de Evo Morales a la presidencia. 

Camacho igual recordó el compromiso que se hizo en el cabildo del año pasado, subir el sueldo y mejorar las condiciones de los policías. "Hicimos un compromiso en el cabildo y vamos a cumplirles”, insistió entre gritos de la población. 

La concentración, luego de recorrer distintas zonas de la ciudad-todo dentro del cuarto anillo-llegó cerca de las 21:00 hasta los pies del Cristo Redentor, un sitio representativo para los cruceños. El acto se desarrolló con el pedido del mismo Camacho de terminar rápido debido a que estaban en el límite del horario permitido para la circulación vehicular.

En este cierre de campaña, como en los del resto de los partidos que aspiran a la presidencia del país, había decenas de personas sin barbijo, pese a estar aglomerados y sin distanciamiento social.