Escucha esta nota aquí

Luis Fernando Camacho finalmente se decantó por la Gobernación y buscará, en las próximas elecciones del 7 de marzo, ser el sucesor de Rubén Costas. El líder de Creemos fue proclamado anoche en una asamblea de su partido, en la que solo presentaron candidato a la Gobernación. En el acto, Camacho dijo ser el candidato de unidad y agradeció a los partidos que lo apoyan, pero no mencionó a ninguno de ellos. También marcó como fin último y oferta electoral convertir a Bolivia en federal.

Más que una proclamación, se trató de una asamblea pública de Creemos. Antes de invitarlo a la testera, Mario Aguilera, su jefe de campaña, sumó en Camacho los atributos del arquetipo del nuevo cruceño. Luego, Paola Aguirre, vocera de la agrupación, dijo que Creemos es un proyecto político que ha logrado consolidarse y que construirá un futuro para un departamento que es crisol de la bolivianidad. 

Caracterizó a Santa Cruz como una tierra que lo ha dado todo, pero que ha recibido olvido. “Creemos que ha llegado la hora de crear una nueva Santa Cruz, de satisfacer las necesidades de los ciudadanos y, con Luis Fernando Camacho como nuestro líder, es posible”, dijo.

Cuando subió el flamante candidato, lo primero que hizo fue saludar a los jóvenes y a las mujeres, que resistieron durante los 21 días de paro y lo siguiente fue un homenaje: “Quiero saludar a un hombre con principios, a un hombre al que lo vi soñar, un hombre que llevó a ese sueño autonómico, pero por el centralismo nos truncó por la falta de firmezas de muchos que no estuvieron a la altura de la historia”, dijo. 

En los pocos segundos que pasaron antes de develar el nombre del homenajeado, se pensó que hablaba de Rubén Costas, líder de Demócratas, partido con el que Creemos había mantenido conversaciones, pero no era así: “Su sueño doctor Germán Antelo va a ser posible, vamos a hacer posible el sueño de construir Bolivia desde esta tierra”, agregó. Antelo fue el presidente cívico que sustituyó a Costas.

Ahí comenzó a hablar de recuperar ese sueño y darle otro a Bolivia. Habló de un proceso autonómico como sinónimo de libertad, de democracia, de que llegue salud y educación al pueblo, de respeto a los indígenas, un proceso autonómico para que pueda seguir creciendo el sistema productivo cruceño y luego recalcó que ese sueño se vio truncado y frustrado y que había llegado el momento de avanzar y cumplir el mandato del cabildo del 4 de octubre de 2019: “Necesitamos un país federal”, dijo.

Luego habló de unidad. Dijo que su alianza la construyó en base a su candidatura, que es el postulante a la gobernación de la mayoría de las fuerzas políticas sin cuoteos, pegas ni intercambios de ninguna clase. “Logramos que las fuerzas políticas puedan apoyarnos en una candidatura porque así lo quiere Santa Cruz”, dijo y concluyó su discurso pidiendo a los cruceños que lo acompañen en esta nueva cruzada. No mencionó a esa mayoría de partidos que lo apoyan.

Las heridas de Demócratas

Demócratas es uno de los partidos con los que Creemos estuvo en conversaciones. Vladimir Peña, exsecretario ejecutivo de Demócratas que el lunes renunció a su partido, explicó que el pacto propuesto por los de Camacho era reeditar el acuerdo que en 2010 hicieron Rubén Costas y Percy Fernández, a través del cual, Demócratas competía a escala departamental, mientras que Santa Cruz Para Todos se mantenía en el municipio de Santa Cruz de la Sierra. 

La única diferencia es que se invertían los papeles, haciendo de Demócratas casi una fuerza municipal. El partido de Rubén Costas anunció el lunes que no irá por la Gobernación, concentrando en la candidatura de Roly Aguilera a la Alcaldía. Creemos no ha presentado postulante al municipio.

Según explica Peña, él asistió a dos reuniones. La primera tuvo lugar el 8 de diciembre y estuvieron presentes Roly Aguilera y Manuel Saavedra, probable postulante a primer concejal. Por el lado de Creemos estuvieron Mario Aguilera y Roberto Ayala, ambos dirigentes cercanos a Camacho. 

En la segunda reunión, realizada el sábado 12 de agosto, Peña anunció que la intención de su partido era llevar a Costas como candidato a alcalde, y Ayala le respondió que ese sería un problema, vetando la postulación. 

A eso, Roly Aguilera preguntó si la alianza podía ser pública -la de Percy y Rubén de 2010 fue negada en múltiples ocasiones-. A partir de ese momento y luego de la tensa reunión interna de Demócratas del 15 de diciembre, Peña no fue convocado más para nuevos encuentros y, según supo, fue reemplazado por un hijo de Rubén Costas.

“Mamén, Roly y Rubén me presionaron para que acepte ese acuerdo, pero yo defendía los intereses de mis compañeros. Eso es lo que me decepcionó de Rubén”, dijo Peña. Estos hechos, el reemplazo de Peña y el veto a Costas, fueron negados por Roly Aguilera en una entrevista con EL DEBER Radio.

El lunes, Manuel Saavedra dijo que no era momento de anteponer intereses personales.

“Habla de sacrificio y el interés, pero yo nunca he sido candidato de Demócratas, nunca he pedido un cargo. No me vengan a hablar a mí de sacrificio y de trabajo. No he estado ligado a ningún hecho de corrupción, no he estado ligado a ninguna empresa, no tengo empresa para trabajar con la Gobernación, nunca he tenido un sobresueldo, me voy a ir limpio”, dijo Peña. Consultado por qué entonces es él el que se va de Demócratas, el exvocero del gobernador respondió: “Hay cosas que hay que cambiar en Santa Cruz. Obviamente no apellido Aguilera ni nunca he pertenecido a ninguna logia”.

Hasta el momento, Creemos no ha oficializado la alianza con Demócratas.

Comentarios