Escucha esta nota aquí

Después de tres días de bloqueo, los transportistas de la Chiquitania lograron la atención a sus demandas y suspendieron sus medidas de presión ayer. No obstante, el otro bloqueo de ruta, el de Camiri, continúa y no hay miras de que se resuelva, pues la represión policial -con gases lacrimógenos y balines- de la que fueron objetos ayer por la mañana, incluso personas ajenas al conflicto, agravó el conflicto. 

Más camireños se han sumado a los piquetes de bloqueo y los movilizados ahora también hablan de tomar por la fuerza el edificio de la Alcaldía.

Maryselva Peña, presidenta del Comité Cívico, quien pudo huir de los gases y de los balines, desde la clandestinidad reiteró que solo suspenderán sus medidas cuando el alcalde, Franz Valdez, y los concejales presenten su renuncia irrevocable, pues asegura que no han hecho obras, sino que se han dedicado a cometer hechos de corrupción, abuso de autoridad y nepotismo.

Peña criticó la intervención policial, pues causó un saldo de varios heridos por contusiones, tres de los cuales fueron atendidos en el Hospital Municipal Camiri, según datos brindados por el personal de emergencias de dicho nosocomio.

Reynaldo Gómez, mburuvicha de la capitanía Kaami, que se había dicho recibió una herida de balín y que logró escapar, no acudió al bloqueo porque se recupera de una cirugía del riñón que sufrió hace pocos días. EL DEBER también se informó de que una persona detenida quedó libre ayer mismo.

Represión
La gasificación empezó a las 7:00. Los bloqueadores respondieron lanzando piedras y palos, pero fueron rebasados. Las fuerzas antimotines pudieron despejar la vía, pero solo hasta las 9:00, pues el bloqueo fue retomado.
La dirigente cívica reclamó a los jefes policiales por incumplir su palabra de no agresión, pues el movimiento había decidido dejar pasar vehículos varados a partir de las 10:00, en un cuarto intermedio.

“No voy a renunciar”
El alcalde Franz Valdez declaró a los medios de comunicación que está dispuesto a someterse a un revocatorio, siempre y cuando se respeten los pasos establecidos por las normas legales, es decir, que se cumpla el 50% del periodo del mandato. Este plazo fenece en diciembre.
Con respecto al pedido de renuncia, el burgomaestre manifestó que esa figura no está contemplada en el marco jurídico.
Para Valdez, el movimiento cívico y de control social es una jugada política. Con respecto a las obras, informó de que está en proceso de construcción un hospital de segundo nivel por más de Bs 100 millones.

Pailón, al borde de la violencia
La desesperación de las personas afectadas por el bloqueo, pasajeros, comerciantes y viajeros, hizo que se organizaran y estén dispuestos a enfrentarse con los bloqueadores. La Policía llamó a la calma y evitó enfrentamientos. 

También hubo tensión y quejas entre los perjudicados con los mototaxistas, porque estos realizaban cobros entre Bs 10 y 25, cuando lo normal es Bs 5. Así también, denunciaron que algunos camioneros bloqueaban ciertos tramos y cobraban por dejarlos pasar. 

ABC promete bacheo intensivo hasta junio
Luego de tres días de bloqueo, los transportistas del bloque chiquitano llegaron a un acuerdo con el viceministro del área, Galo Bonifaz, y con representantes de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y Vías Bolivia para suspender la medida de presión.

El principal compromiso es la aplicación de un plan de bacheo intensivo hasta el 12 de junio con la fiscalización de los trabajos por parte de los transportistas y la habilitación de surtidores (ver cuadro).
“Los bacheos intensivos serán una prioridad nacional que se va a cumplir”, aseguró el viceministro. 
Sin embargo, el dirigente del bloque chiquitano, Valuis Sequeli, mencionó la primera demanda de su sector, que no está redactada en el acuerdo, y que es el pedido de renuncia del gerente regional de la  ABC, Adhemar Rocabado. “Se acordó que cumplirá funciones hasta 12 de junio”, dijo Sequeli. No obstante, esta situación no fue confirmada por la presidenta ejecutiva de la ABC, Noemí Villegas, ni por Rocabado, que evitó referirse al tema. 

Tras la firma del acuerdo, los dirigentes chiquitanos, a la cabeza de Valuis Sequeli, se comunicaron con sus bases y estos procedieron a desbloquear la carretera en sus cinco puntos: Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián, San Ramón y Guarayos.

Comentarios