Escucha esta nota aquí

Los diez clubes rotarios de la ciudad, más el de Montero, llevaron a cabo la actividad solidaria denominada Para que Santa Cruz pueda oír durante la jornada de ayer. En el centro médico Salvador Gaviota se hizo la preselección de pacientes con problemas auditivos.


Nicolás Zalles, del Rotary club Sirari, informó de que esta acción es una alianza con la fundación estadounidense de audición Starkey, que dona audífonos a un centenar de países. “Esta es la primera actividad de este tipo en Santa Cruz y se puede ver que hay mucha necesidad. Tuvimos un contacto con el Ministerio de Salud que informó de que hay cerca de 1.000 pacientes que requieren de audífonos; y hoy hemos registrado a más de 850 personas".


Se otorgará los aparatos de audición solo a 500 pacientes. A pesar de ello más de ese número de personas esperaron desde tempranas horas de la mañana para ser valorados.
El proceso de selección consistió en el registro de los datos, una evaluación sociológica, porque solo es para las personas de escasos recursos, y posteriormente la atención con los otorrinolaringólogos para la limpieza o en la audiometría. 


El 3 de julio se procederá a tomar la muestra o impresión auditiva de los seleccionados y en octubre llegarán los aparatos a medida.
“Se hará un acompañamiento a los pacientes por el tiempo de un año”,  indicó Zalles a tiempo de agradecer el desprendimiento de la rotaria  Lourdes de Justiniano, fonoaudióloga que prestó las instalaciones de su centro. 

Comentarios