Escucha esta nota aquí

Un grupo de campesinos amanecieron custodiando la sede de la Federación Sindical Única de Trabajadores del Campo de Santa Cruz. Se trata de afines a Hebert Justiniano, a quien reconocen como el titular de dicha organización. Aseguran que permanecerán en el lugar hasta que Justiniano reciba el aval de  la Confederación Nacional del sector.

La jornada de ayer, los enfrentamientos entre ambos bandos por el control de las instalaciones se prolongaron durante buena parte de la mañana ante la vigilancia policial y la molestia de los vecinos. Una patrulla se mantiene en el lugar para evitar que se repitan los incidentes.

"Nos mantenemos en vigilia para evitar que vuelvan quienes convirtieron nuestra casa en una agencia de empleo", dijo Hebert Justiniano a EL DEBER. Se refiere al secretario ejecutivo relegado, Marcos Miranda, a quien acusa de cerrar la Federación a los campesinos para servir a sus intereses.

Justiniano fue nombrado secretario ejecutivo en un ampliado con la participación de las 15 provincias y las 5 centrales que integran la Federación Única, como la denominan de manera acotada.

Junto a sus seguidores, muchos de ellos llegados desde la Chiquitania, el secretario electo advirtió: "De aquí no nos saca nadie". Asegura que se mantienen en una actitud pacífica, pero responderán ante las agresiones que reciban de los seguidores de Miranda.

"Ayer hemos devuelto las agresiones. Ellos nos lanzaron dinamita y por eso hay tres heridos graves que permanecen en los hospitales", acotó Justiniano.






Comentarios