Escucha esta nota aquí

El frío protagoniza la noche del primer miércoles de mayo. Son las 23:00 y pocos vehículos transitan las calles. Ellos, mantienen sus autos estacionados en diversas partes de la Avenida Cristo Redentor, casi 3er anillo. Son unos 40 vehículos, entre autos y motos.

Un poco más tarde, pasada la medianoche aprovechan la ausencia de tránsito para mostrar la potencia de sus máquinas. Rugen los motores mientras aceleran. Aguardan que el semáforo cambie de color como si fuera la señal de salida. Pican y 'vuelan' por la carretera.

Las competencias involucran a autos 'tuneados', cuatro por cuatro y motos. Utilizan las dos vías de circulación para mostrar su potencia y velocidad. Incluso, los hay quienes demuestran su habilidad en el manejo de la moto jugando a los equilibrios.



Mientras unos disfrutan las 'máquinas', otros se desesperan ante la pasividad de las autoridades. Vecinos de la zona han denunciado a la Policía y a las autoridades municipales estas actividades irregulares; pero, hasta ahora, nadie interviene.

Las carreras, comentan, suponen un riesgo para las personas que transitan por la zona. Cualquier imprudencia puede provocar un accidente trágico. Aún con el riesgo latente, las autoridades hace oídos sordos a los reclamos.

Las quejas también se centran en el ruido que provocan los vehículos. Muchos han modificado sus componentes para que el tronar de los motores resulte más intenso. Lo que a unos enamora, a otros desvela. El descanso de los vecinos colindantes a la avenida Cristo Redentor se interrumpe la noche de los miércoles mientras estos grupos de jóvenes hacen sus 'juntes'.


Han parcelado la avenida de acuerdo a los modelos de autos que utilizan. Desde el parqueo de un supermercado, al resguardo de sus luminarias, hasta las zonas más oscuras de la avenida, son varios los grupos que se forman.

Las vagonetas de lujo, los autos tuneados, los cuatro por cuatro o aquellos que cuentan con potentes equipos de música marcan su territorio. Desde las 21:00 comienzan a 'exhibir' sus autos y motos. Muchos, se dedican a conversar sobre las novedades en el mundo motor y se recomiendan algunas modificaciones que pueden realizar a sus vehículos.

No faltan los que, abusando de la falta de control, comparten bebidas y alargan la reunión en una noche de fiesta. Los vecinos aseguran que estos grupos no respetan las calles ni las casas para hacer sus necesidades. 

Alguna vez, afirma el propietario de un departamento en la zona, trató de hablar con los jóvenes que se asientan en las veredas. Se encontró con grupos que entendían los reclamos, pero poco hacían para evitarlos. Otros, los menos, retrucaban al vecino con insultos y alguna amenaza. 

Por ahora, el rugir de los autos se impone al sueño de los vecinos. 

En la noche, la avenida Cristo Redentor se convierte en un lugar de encuentro para los amantes de los autos. Foto: Harold Vaca

Se agrupan por modelos de autos y comparten una noche de charla y música. Foto: Harold Vaca

Los autos de alta gama también se dejan ver. Foto: Harold Vaca

Comentarios