Escucha esta nota aquí

La Defensoría de la Niñez y Adolescencia en San German, municipio de Yapacaní, ha detectado que algunos menores de edad son agresores sexuales de otros menores y que, según entrevistas psicológicas, el factor común entre ellos es el acceso al internet,sin control de los padres, razón por la que han iniciado talleres preventivos.

Entre finales de la gestión 2020 y lo que va de este año, la Defensoría de San German atendió seis denuncias, mientras que en la Defensoría de Yapacaní tuvo tres casos. Según las psicólogas de ambas instituciones este tipo de denuncias no se habían presentado antes de la pandemia, lo que ha encendido las alarmas e iniciaron talleres de prevención para niños.

“Conversando con los menores manifestaron que vieron videos de comportamientos sexuales que  replican sin conocer de que no son adecuados en los niños; uno de los factores que hemos detectado en estos menores es que  tienen acceso al celular sin el control de los padres”, explicó a EL DEBER la psicóloga de la Defensoría de la Niñez de San Germán, María Rosario Torrico, quien es parte del equipo que realiza talleres de prevención de abuso sexual en cada una de las unidades educativas de nivel primario del distrito 7 del municipio.

Los menores denunciados son inimputables, no obstante, algunos de los casos llegaron hasta el Juzgado de Familia, Niñez y Adolescencia porque son menores que están en riesgo social, por ello se solicitó a la juez poder ingresarlos a hogares o centros para que reciban la orientación necesaria, según detalló la asesora legal Lourdes Silva.

“Durante esta pandemia hemos sido sorprendidos con casos de denuncias de abusos sexuales. Lo extraño es que las víctimas tienen entre dos y seis años y los agresores son de nueve a 12 años, y en algunos casos son de la misma edad” dijo alarmada Silva, dando a conocer que la obligación de la Defensoría es atender y hacer seguimiento a ambos menores, tanto a la víctima como al denunciado.

Mientras que en la Defensoría de la Niñez de Yapacaní también se atendieron tres denuncias de toques impúdicos donde las víctimas son menores de entre 5, 6 y 7 años y los denunciados son niños de edades similares.

Lo que se encuentra en común es que hay descuido por parte de los padres y los menores tienen acceso libre a la televisión y al internet a través del celular”, manifestó la psicóloga de la defensoría de Yapacaní, Nataly Vega, quien recomendó a los progenitores vigilar mejor a sus hijos cuando tienen acceso a los dispositivos.

Comentarios