Escucha esta nota aquí

El método de castigo que utilizaba el padre del menor de nueve años de edad, que fue encontrado el domingo pasado con una cadena en el tobillo de la pierna izquierda en el parqueo de un supermercado de Montero, para corregir la conducta de calle de su hijo era reiterativo, así lo confesó el hermano menor de la víctima, que también había recibido una sanción similar, hace un tiempo atrás.

“Mi papá lo encadenó a mi hermano en dos ocasiones, le colocaba cadenas en la cadera y en el tobillo.  A mí me amarró con una pita para que no nos salgamos de la casa”, dijo el niño. El testimonio desgarrador  lo hizo en compañía de su profesora y el director de la unidad educativa, del distrito 5, donde  estudia junto a sus hermanos.

Contó que su padre, el día domingo antes de irse al mercado lo encadenó a su hermano pero este se dio modos para liberarse. “Encendió la hornalla de la cocina para calentar la cadena, debilitando y rompiendo con una piedra el eslabón y luego salir de casa tras liberarse, expresó el menor.

Padres separados
Se supo que los padres del menor se separaron el siete de marzo después de una prolongada crisis de pareja. La mujer, L.M. (25) decidió marcharse del hogar y dejar a su cónyuge  E.A.Ch.V  (35) al cuidado de los tres menores de nueve, ocho y seis años, respectivamente. El padre no pudo lidiar con el trabajo y el cuidado de los tres niños.

En el colegio

La maestra del niño, que hasta una semana atrás cursaba el tercer curso de primaria, relató que el infante era muy inteligente y aplicado en el estudio, sin embargo “siempre buscaba el momento oportuno para fugarse de las aulas del colegio”. 

“Una mañana me pidió permiso para ir al baño, dejó la mochila en el pupitre y recién retornó al otro día”, relató la educadora al referirse a la víctima del encadenamiento.  
La profesora agregó que en su desesperación por no poder controlar la conducta de su hijo, el padre le comentó, durante una conversación que tuvo con ella,  que quería internar a su hijo en un centro para menores con problemas de conducta, sin embargo la situación no se llegó a concretar hasta llegar al extremo ya conocido del encadenamiento en el parqueo del supermercado.  

Se supo, asimismo, que el sujeto (padre) había decidido contratar los servicios de una niñera a la que incluso había autorizado que encadene al mayor de los niños para que no pueda salir de la casa, según el relato del segundo de los hijos del padre que hasta anoche seguía siendo buscado por los agentes de la Felcv y de la Defensoría. El niño, en su colegio, reveló que su hermano escapaba del establecimiento por un pequeño espacio que tiene la verja. 

Comentarios