Escucha esta nota aquí

Lo intentó, pero no pudo. Al cónsul de España en Santa Cruz, Agustín Uña, le resultó imposible contener las lágrimas al hablar de las cenizas de sus coterráneos, los mismos que deberían estar de regreso a España para abrazar a sus familias, y que ahora arribarán en urnas.

Este miércoles 6 de mayo, como estaba previsto, a las 14:05, partió hacia Madrid un vuelo de Santa Cruz de la Sierra, que tenía como fin repatriar a españoles varados en Bolivia. Debido a la declaratoria de estado de emergencia sanitaria por el coronavirus, el espacio aéreo está cerrado, salvo para vuelos humanitarios y de repatriación.

A ese vuelo debían subir, pero con vida, Francisco José G.G., Yandira O.V., Deliz S.V. y Alba A.F., ciudadanos españoles que fallecieron el sábado 2 en un accidente aéreo en una avioneta de la FAB, que los trasladaba desde Beni al aeropuerto El Trompillo. 

En el incidente también perdieron la vida dos tripulantes de la Fuerza Aérea Boliviana, que ya inició una investigación sobre las causas, cuyo resultado se podrá conocer en un plazo de ocho días.

Las cenizas de tres de ellos partieron hoy a la nación ibérica, mientras que uno de los fallecidos será enterrado en el país, donde también tiene familia. 

"Quería presentar mi profundo agradecimiento a las autoridades bolivianas, que en todo momento estuvieron sobre nosotros. Necesitábamos un apoyo especial no solo desde el punto de vista profesional de lo que son los trámites burocráticos, sino que necesitábamos también un empuje emocional, dado el impacto que ha tenido este hecho. Solo tenemos palabras de agradecimiento, todo ha salido según lo esperado, incluso mucho mejor de lo que yo pensaba y ya lo único que nos resta es asegurarnos de que esas cenizas puedan ser entregadas a sus familiares", agradeció el representante de España.

Como impulsor del vuelo humanitario, Uña reconoció que, personal y profesionalmente, no se han colmado las aspiraciones, "hay cuatro personas que no han podido completar lo que teníamos proyectado (regresar con vida). Para nosotros ha sido muy emotivo y nos queda honrar su memoria y conseguir que todo salga bien y quién sabe si entre todos podremos que esto sirva de alguna manera para que las muertes de los que fallecieron no sean en vano", finalizó.

En el vuelo humanitario en una aeronave de Iberia, 291 personas, entre ellos tres bebés, retornan a España, gracias a las gestiones consulares. 
 

Fotos: Los viajeros con rumbo a España en el vuelo humanitario