Escucha esta nota aquí

Al menos unos 300 profesionales de salud rechazaron o no pudieron recibir la vacuna contra el coronavirus. Estos profesionales están distribuidos entre la Caja Nacional de Salud (CNS), la Caja Petrolera de Salud (CPS) y el sistema público de Santa Cruz.

El director nacional de Gestión de Calidad de la CPS, Nelson Morales indicó que más de un centenar de profesionales que a nivel nacional pertenecen a esta institución rechazaron las vacunas a los que se suma también un número muy reducido de pacientes oncológicos y renales. 

Morales explicó que en estos casos al personal de salud se les hizo firmar un consentimiento informado en el que se detalla que rechazó la vacuna y en caso de cambiar de decisión deben el mes de vacunación por rango de edad o el grupo de rezagados.

Mientras la responsable de Epidemiología de la CNS Regional Santa Cruz, Deisy Ugarte reconoció que tienen un grupo reducido, cerca de un centenar, que igual rechazó las dosis, justificando que no deseaban la dosis que se aplica en la actualidad (Sinopharm) mientras que en este mismo grupo, otros no recibieron las dosis porque cursaban algún malestar que las contraindicaba. 

​Por último, el Jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado igual detalló que cerca de un centenar de trabajadores de salud del sistema público rechazó las dosis. Aunque remarcó que esta cantidad representa un grupo muy reducido tomando en cuenta que el departamento tiene más de 40.000 trabajadores de salud. 

Esta semana el ministro de Salud, Jeyson Auza criticó que en el país existen algunos profesionales sanitarios que pretendieron elegir el tipo de dosis que iban a recibir, pero que ahora pasarán al grupo de rezagados porque perdieron la etapa en la que debieron ser vacunados. 

Por su parte, el presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoategui indicó que "la mejor vacuna es la que hay" por lo que los médicos en general aceptan la dosis que se les oferta. 

Actualmente en el país aún se está en la primera etapa de la vacunación contra el coronavirus. En esta los beneficiarios son los profesionales de salud y algunos grupos de riesgo. Solo en el caso de municipios fronterizos con Brasil se amplió para toda la población por el riesgo de ingreso de la cepa P1. 


Comentarios