Escucha esta nota aquí

El país se acerca al pico de la cuarta ola con una escalada de contagios en cinco de los nueve departamentos. El impacto ya se nota en la saturación de las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de los principales centros hospitalarios, pues al menos tres regiones están con sus servicios de cuidados intensivos llenos.

Según los reportes del Ministerio de Salud, Pando es la región más afectada con el incremento de casos positivos, toda vez que la primera semana de diciembre cerró con un incremento del 168%, con respecto a la última semana de noviembre. Le sigue Beni, con un 121% de incremento; Tarija, con el 15%; Santa Cruz, con el 10%; y Oruro, con 5% (ver infografía).

El gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Carlos Hurtado, advirtió en el reporte diario del lunes que Santa Cruz está en el umbral de la tormenta epidemiológica porque esa jornada cerró con 23% de positividad, 857 nuevos casos y 18 muertes; algo que no ocurría desde hace seis meses.

Respecto al informe de anoche, se confirmó 890 casos en Santa Cruz y 11 personas fallecidas. En cuanto a la ocupación de camas, el reporte del Sedes da cuenta de que actualmente 115 personas están en terapia intensiva, 92 de ellas conectadas a respiradores.

El aumento de pacientes graves ya tiene saturado el domo del Japonés, donde están al límite de su capacidad porque tienen entre 17 y 18 pacientes para las 18 camas habilitadas.

El jefe del servicio, Richy Anderson Hurtado, indicó que están viendo la posibilidad de habilitar espacios en terapia intermedia (UCI) para responder a los requerimientos de la población. Aunque tienen el personal necesario, necesitan de equipos e insumos médicos. Lo mismo ocurre en la sala de terapia intensiva para pacientes con covid-19 del San Juan de Dios, donde en las últimas dos semanas registraron un aumento en la ocupación de sus camas y ahora están con los diez espacios de UTI y los seis de UCI completamente llenos. “Estamos saturados, pero esperamos abrir más espacios para ampliar los espacios de terapia intensiva”, dijo el jefe de este servicio, Andrés Martínez.

Con respecto a los recursos humanos, señaló que por ahora cuentan con personal, pero los contratos eventuales vencen a fin de mes y si no los renuevan “sería un problema, en caso de que la cuarta ola se prolongue”, dijo.

En Tarija, las autoridades también advirtieron que el hospital San Juan de Dios está con todas sus camas de terapia intensiva llenas. “En este momento no existe ni una cama disponible en nuestro hospital San Juan de Dios, ha colapsado, no hay ni una cama disponible en UTI”, indicó el secretario municipal de Desarrollo Humano, Waldo Flores Rivera, al momento de exhortar a la población a hacerse vacunar porque la mayoría de los que copan estos espacios son gente sin la vacuna.

“No puede ser que los médicos nos digan que todas las personas que llegan a terapia intensiva son gente que no se ha vacunado en su mayoría, entonces es que la vacuna sirve y es importante”, manifestó la autoridad.

Cochabamba es otra región donde el impacto de la cuarta ola se nota en las terapias.

De acuerdo con datos proporcionados por el secretario municipal de Salud, Aníbal Cruz, en promedio cuatro personas requieren de terapia intensiva cada día en ese departamento, mientras que otras dos de terapia intermedia.

Los reportes indican que el hospital Viedma tiene sus cinco camas UTI copadas; el hospital pediátrico tiene solo uno de sus dos espacios disponibles; el Hospital del Sur tiene cuatro camas ocupadas y tres disponibles; mientras que el Hospital del Norte está con sus tres camas con pacientes.

Cruz hizo notar que “todos los pacientes que se complican y que requieren terapia intensiva no están vacunados, lo que confirma que la dosis previene de formas graves de la enfermedad”, insistió.

Proyecciones

Según las proyecciones de Cruz, para esta semana se prevé que los contagios diarios lleguen a 1.014 casos en el país, es decir, se espera un crecimiento del 5,91% con respecto a la anterior semana.

“Estamos 52,41% por encima del umbral de seguridad de 500 casos diarios. Continuamos en escalada y nos predispone a un crecimiento exponencial, cuando los casos se cuadriplican por semana epidemiológica en la fase de transmisión comunitaria”, indicó el también ex ministro de Salud.

Cruz calcula que para el 12 de diciembre se llegará a los 550.377 casos acumulados en todo el país, y la cifra de muertes podría alcanzar las 19.428.

Para el 2 de enero espera 565.465 contagios y 20.187 muertos.

Hospital de Montero

Ayer la Gobernación se reunió con instituciones y organizaciones sociales del norte integrado para buscar una solución a la falta de funcionamiento del nosocomio de tercer nivel, Hospital Óscar Urenda.

Fernando Pacheco, secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, confía en alcanzar un pronto acuerdo con las autoridades nacionales de salud para reabrir el hospital de Montero, que lleva seis meses cerrado sin prestar atención a los pacientes.

“Como Gobernación estamos asumiendo lo que nos corresponde de acuerdo a nuestras competencias. También estamos reunidos con el Ministerio de Salud y con la Aisem para trabajar de manera coordinada”, señaló.

Pacheco detalló que la responsabilidad de la Gobernación corresponde a la faceta administrativa. “Esperamos que el Ministerio de Salud asuma su competencia, que corresponde a (la contratación de) los médicos”, explicó.

Por el momento se avanza en la revisión de detalles técnicos y la dotación de personal, con el objetivo de resolver las problemáticas que limitan su correcto funcionamiento.

A pesar de los avances, Pacheco solicita a los habitantes de Montero “que se mantengan vigilantes para que se logre la apertura del centro hospitalario”.

El control social de ese municipio advirtió con bloqueo de caminos en el norte integrado si no hay respuesta en 48 horas.

Se mantienen las restricciones

Por su parte, el secretario municipal de Salud, Roberto Vargas, reiteró la vigencia de las restricciones sanitarias que rigen en la capital cruceña para las próximas dos semanas. Los horarios de circulación limitan el tránsito de motorizados de 2:00 a 5:00 de la mañana y se contempla la reducción de aforo en locales comerciales.

Entre las determinaciones, Vargas recordó la prohibición de llevar a cabo conciertos y eventos artísticos masivos, así como las reuniones que supongan la aglomeración de personas.

Vargas aclaró que solo se han permitido los actos de graduación donde se incluye desfile y cena, aunque no así las fiestas.

Comentarios