Escucha esta nota aquí

El domingo, Laura Calderón Quispe (22) esperaba micro en el barrio Jorori (avenida canal Guapilo y sexto anillo) cuando un delincuente la tumbó al suelo y le apretó el cuello con el codo.

El sujeto estuvo a punto de asfixiarla y ella tuvo el tino de hundir los dedos en los ojos del ladrón, que la soltó y pudo recuperar el aliento para pedir auxilio a gritos.

Vecinos corretearon al bandido, que se apoderó del celular de la víctima y se entró a una casa particular para huir de sus captores, que vigilaron hasta que llegó la Policía y lo sacó enmanillado. Luego, devolvió el celular. 

Comentarios