Escucha esta nota aquí

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, y el cacique de los pueblos indígenas del Oriente, Franklin Moreno, firmaron un acuerdo para ir al diálogo, a fin de buscar una solución a la problemática de los avasallamientos de tierras. Con este compromiso suscrito, los marchistas chiquitanos anuncian el retorno a sus comunidades.

El alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, propició el diálogo entre los marchistas chiquitanos y el Gobierno en instalaciones del ente municipal.

Los marchistas chiquitanos llegaron a la capital cruceña el 21 de septiembre y llevan más de dos meses asentados en la plaza 24 de Septiembre, donde instalaron carpas y campings.

Con la firma del acuerdo, el ejecutivo nacional asume el compromiso de "garantizar la seguridad" de los indígenas ante las denuncias persistentes de avasallamientos. 

El viceministro Ríos celebró "la apertura para encontrar pautas de consenso" que permitan a los indígenas retornar a sus comunidades.

El portavoz de los marchistas chiquitanos, Franklin Moreno, valora el acuerdo como "documento serio". Como parte de la Organización Indígena Chiquitana (OICH), asumen el acta como un paso importante para resolver los problemas que acechan a la región.

"Vamos a acompañar hasta el final las mesas de trabajo dispuestas para el 10 y 15 de enero", dijo Moreno. Mediante la consolidación de las mesas de trabajo, los indígenas esperan garantizar "el bienestar y la seguridad jurídica" a las comunidades.

Moreno agradeció la intermediación de Jhonny Fernández, quien dijo que el diálogo parte de su inquietud por "buscar la paz social" a través del entendimiento entre partes.

La cacique Beatriz Tapanaché también destaca la actitud de diálogo mostrada por el viceministro. "Han venido a escucharnos", detalla al tiempo que reitera la validez de los acuerdos que han sido consultados previamente con los marchistas.

Las mesas técnicas buscarán acuerdos sobre "la ampliación de ciertas comunidades y la titulación en proceso de saneamiento" como temas urgentes. También se centrará la atención en los avasallamientos que se han vivido en Tierra Firme, Pailoncito, Palmeras y otras comunidades en el área de San José.

"Pedimos las garantías constitucionales para que los indígenas retornen con sus familias a Tierra Firme", exige Tapenaché. La denuncia que realizan los marchistas refiere que en la zona se han producido amenazas y torturas por parte de los avasalladores.

El acercamiento entre indígenas y Gobierno central se produce después de que los marchistas chiquitanos, asentados en la plaza principal, denunciaran la muerte de uno de sus integrantes en un enfrentamiento reciente ocurrido en San Carlos. 

Los testimonios recogidos por los propios indígenas refieren que Carlos Cruz (42 años) falleció como consecuencia de las agresiones recibidas por los avasalladores en la comunidad de Tierra Firme. Las heridas derivadas de las torturas recibidas provocaron el deceso del indígena, según informó Moreno.

Los marchistas chiquitanos llegaron a proponer que el cuerpo del fallecido sea velado en la misma plaza 24 de Septiembre, en señal de protesta.

Firma del acta de compromiso entre el ejecutivo y los marchistas

La reunión se llevó adelante en las instalaciones municipales/Fotos: Gobierno municipal de Santa Cruz de la Sierra



Comentarios