Escucha esta nota aquí

A Licyel Paulas (21) le fascina la genética molecular y actualmente estudia Biología en la Universidad de San Simón. La semana pasada estuvo participando del Foro Internacional de Ciencia Juvenil de Londres. Su rostro moreno de dientes blanquísimos se mezcló con el de los más de 500 participantes. El boleto de avión y su inscripción en el evento no le cayeron del cielo. “Siempre se abren puertas para quienes buscan. Aparecen personas que apuestan por la juventud y los científicos bolivianos”.

En Londres expuso su proyecto de enseñanza participativa, Microscopía para todos, un programa que ella apuntala, que enseña a gente joven el amor por las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), a armar un microscopio casero e informa sobre oportunidades de becas.

¿En qué andan nuestros jóvenes? ¿Es Licyel un reflejo de la juventud boliviana? El 12 de agosto el mundo celebra el Día Internacional de la Juventud y en Bolivia hay potentes testimonios de que la ciencia, la robótica, la solidaridad y empatía los mueven.

En el país, según las proyecciones para 2030 del INE, los jóvenes (entre 16 a 28 años) serán casi tres millones (2.948.000 para ser exactos). Hasta 2017 eran 2.627.320 y la mayor concentración de ‘muchachada’ está en nuestro departamento con 779.349 jóvenes.

Otros ejemplos

“Los jóvenes de esta generación somos más realistas y con mayor conciencia social. El que tengamos acceso ilimitado a la información nos acerca mucho más a problemas de nuestro entorno y del mundo. Esto también causa que una mayor cantidad de jóvenes participemos en programas de voluntariado ya que nos identificamos con diferentes causas de bien común”, explica Ángela Nieme, una de las chicas de la promo 2019 del colegio Franco que el viernes entregaron otras 40 pelucas a las pacientes del Oncológico. Unos 80 voluntarios las tejieron con sus propias manos como parte del proyecto Trenzando Sonrisas.

Para Said Pérez (29), organizador del Segundo Torneo Nacional de Robótica, los jóvenes bolivianos son emprendedores y apasionados. “Solamente falta orientarlos y capacitarlos para que encuentren lo que les gusta. Además, el joven boliviano es muy hábil para encontrar soluciones a cualquier problema planteado y sin duda, todo su potencial se multiplica cuando trabaja en equipo”, explica.

Este año la competencia tuvo más de 3.000 postulantes y la final se disputó entre 14 equipos de varios departamentos. El ganador se va al mundial First Global en Dubái, en octubre, allá deberán demostrar su ingenio para armar un robot capaz de superar obstáculos y cumplir misiones.

Comentarios