Escucha esta nota aquí

Los últimos centros que garantizaban el aislamiento de los pacientes con síntomas leves de coronavirus van cerrando sus puertas. Uno de ellos es la Fexpocruz, donde hace más de dos meses se habilitó un espacio para cerca de un centenar de camas. De igual forma, los centros de aislamiento de Alto San Pedro y San Isidro, a cargo de la Alcaldía. Mientras Remanso, va bajando su capacidad de atención.

De forma paralela otros ambientes, como el hospital municipal Tatú (DM-7), van abriendo la atención a pacientes con otras enfermedades y ya no son exclusivos para afectados por el Covid-19.

Esta reestructuración se registra casi de forma paralela con la conclusión (30 de septiembre) de contrato de los médicos por la emergencia, pese a que las mismas autoridades del Servicio Departamental de Salud (Sedes) advirtieron que, como sucedió en otros países, se puede registrar una segunda ola de contagios desde este mes. Aunque aún no hay datos claros que confirmen el inicio de un rebrote.

Cierre de albergues

El 23 de septiembre dejó de funcionar el centro de aislamiento de la Fexpocruz. Este contaba con 84 camas para pacientes con síntomas leves. El personal ya fue replegado al hospital Japonés.

Mientras los centros de Alto San Pedro y de San Isidro ya no brindan aislamiento hace más de tres semanas. Ambos espacios también solo atendían a pacientes asintomáticos o con sintomatología muy leve. El personal ya fue distribuido en otros centros.

Al respecto, el director del Sedes, Marcelo Ríos, remarcó que en el último mes los centros de primer nivel ya no tenían demanda y no justificaba tenerlos abiertos, por lo que se está ajustando el plan departamental de primera respuesta.

La autoridad señaló que ahora la atención de estos casos asintomáticos y leves será en el hospital de la Pampa de la Isla, donde ya se atienden casos con síntomas moderados a graves.

Detalló que en el caso de la Fexpocruz se mantiene el equipamiento en el lugar por si es necesario reabrir, si se registra una segunda ola del virus, aunque aún no hay ningún indicio claro de esto.

No empezó aún la segunda ola, pero sí esperamos que pase, porque sí hay un comportamiento errático de una minoría, sí porque ocurrió en otros países y porque las pruebas rápidas están aumentando”, sostuvo.

En cuanto a Remanso, un centro que, junto al de Pampa de la Isla, fue el primero en atender exclusivo Covid-19, la demanda disminuyó. Esta semana, según los médicos, no había ni 20 pacientes internados.

El ejecutivo de la Federación de Sindicato de Ramas Médicas (Fesirmes), Hernán Jiménez, señaló que no tienen claro sí seguirá funcionando, por lo que solicitaron un informe a la Alcaldía y al Sedes.

El dirigente lamentó que ni con la pandemia las autoridades notaron la importancia de fortalecer el sistema de salud, pues no están garantizando la continuidad de la infraestructura y del personal que se logró tener estos meses de pandemia.

Tercer nivel

Ríos remarcó que la disminución de oferta no se registrará en los hospitales del tercer nivel porque en la especialidad que atienden terapia intensiva, aún hay demanda alta.

La autoridad agregó que con el cierre de albergues se pueda reasignar algunas ofertas médicas para fortalecer las emergencias del hospital Japonés y las terapias intensivas de los domos.

Estos meses los domos seguirán funcionando, con capacidad funcional autónoma y a futuro, anunciaron las autoridades, se definirá su uso: pueden seguir atendiendo pacientes postcovid, ser una unidad de terapia intensiva en general o ser desmontados, si es que no se requieren.

En Tatú se abre atención

El director del hospital Tatú, Raúl Mieres, explicó este hospital abrió desde 17 junio atendiendo exclusivamente pacientes Covid-19 y recién hace más de dos semanas habilitaron las consultas externas en general, tanto en la mañana y tarde. El hospital es de 24 horas y cuenta con laboratorio.

Agregó que se realiza un estudio para definir la población que se beneficiará y los servicios generales que tendrán. “Pese a ser un centro de referencia Covid desde el inicio, la gente comenzó a solicitar otra atención. Los pacientes con coronavirus están muy bien aislados, en la planta alta y los demás servicios son en la planta baja”, remarcó. Además, se registra a pacientes por al Sistema Único de Salud (SUS).