Escucha esta nota aquí

Autoridades de salud de Montero, cerraron el centro de diálisis del hospital público de primer nivel Che Guevara, después de que varios pacientes y parte del personal médico dieran positivo para Covid-19.

Por la clausura temporal del recinto, los 33 pacientes renales que dializaban allí, fueron evacuados del lugar y muchos de ellos están en sus casas desesperados porque sus vidas dependen de recibir ese tratamiento por lo menos dos veces por semana.

Este domingo, circuló por redes sociales un video, en el que, 11 de estos enfermos renales, jóvenes y adultos, mujeres y varones, que dependen de estas máquinas dializadoras, claman a las autoridades por una atención prioritaria y porque se conozcan lo antes posible los resultados de los análisis de laboratorio, para saber si tienen coronavirus o no.

“Nuestra vida depende de una máquina, necesitamos una solución para volver a dializar en el centro Che”, pidió llorosa una muchacha.

En el mencionado hospital, se informó que las personas contagiadas en la sala de diálisis son varias, pero se desconoce quién llevó el virus al lugar.

Se han tomado muestras al personal sanitario y a los enfermos y, hasta el momento, se ha confirmado que han dado positivo 10 pacientes, un médico, dos licenciadas en enfermería y una auxiliar. Resta por recoger los resultados de unas 15 personas sospechosas.

Jorge Patzi, responsable de la Unidad de Hemodiálisis del hospital Ernesto Che Guevara, aclaró que la contaminación es atribuida a algunos de los pacientes que adquirieron la enfermedad fuera del nosocomio y la introdujeron al centro.

“La contaminación ha venido de afuera. Nosotros tenemos un sistema de bioseguridad muy estricto en el hospital y, por eso, durante seis años no hemos tenido contagio de ningún tipo. Ha sido la falta de medidas de bioseguridad por parte de los pacientes”, aseguró Patzi.

Los atenderán en un centro privado

La preocupante situación de estas personas consideradas de alto riesgo, dio pie a negociaciones de las autoridades sanitarias de Montero, entre ellas José Luis Nogales, secretario de Salud de la Alcaldía de Montero; Juan Saavedra, gerente de la Red de Salud de la provincia Obispo Santistevan, y Jorge Patzi, que finalmente consiguieron un centro privado para que estos pacientes puedan hacer su diálisis.

La mayoría de estos enfermos crónicos recibirán sus sesiones de diálisis en una clínica privada de Montero, donde se aplicará el mismo programa renal. Es decir, los pacientes no pagarán un centavo por el servicio.

Mientras tanto, el recinto del nosocomio público y las máquinas dializadoras serán sometidos a un proceso de desinfección.

“En estos momentos, el hospital de referencia para los pacientes con Covid-19 que deben dializar, es el de la Pampa de la Isla, en Santa Cruz, pero allí nos informaron que no hay espacio, solo logramos internar a dos enfermos. Eso valió como argumento para que las autoridades del Ministerio de Salud autorizaran la atención de esta gente en el centro privado”, explicó Patzi, el cual cree que, entre hoy y mañana, estas personas afectadas reciban sus respectivas sesiones de diálisis.

De este grupo, siete pacientes están en la lista de espera para recibir trasplantes.

Comentarios