Escucha esta nota aquí

Por: Jessica Vega y Silvana Vincenti

El segundo vicepresidente del Comité pro Santa Cruz, Stello Cochamanidis, se refirió al hallazgo de dos narcolaboratorios en el parque Noel Kempff Mercado, de Santa Cruz. 

El operativo es parte del “control” que hace la fuerza antinarcóticos, pero desafortunadamente no es constante, según el cívico. “Nunca hacen un trabajo exhaustivo ni a profundidad y sobre todo no agarran a personas importantes de esas organizaciones. Creo que, de una vez por todas el Gobierno debería trabajar a profundidad, porque estas factorías cada vez son más sofisticadas y pueden producir cocaína en mayor cantidad”, dijo Cochamanidis.

Aseguró que todas las áreas protegidas son avasalladas para lo ilícito y si los guardaparques no abastecen, se debería sacar a los militares de los cuarteles para apoyar los controles en esos lugares.

“No solo el parque Noel Kempff es el único afectado, el Gobierno sabe que todos los parques y áreas protegidas están afectados por el narcotráfico, pero hacen caso omiso. Si la policía no abastece, hay que buscar una forma de apoyar el control porque esas áreas deben ser protegidas”, dijo.

En un megaoperativo, agentes antinarcóticos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) hallaron dos narcolaboratorios en el Parque Noel Kempff Mercado, ambos distantes uno de otro a dos kilómetros a orillas del arroyo que forma la catarata El Encanto, cada uno de los cuales tenía una capacidad de producción de media tonelada de cocaína a diario.

El operativo se realizó durante una semana, tiempo en el que los agentes se internaron en el monte y descubrieron las factorías donde había maquinaria pesada, motores, camionetas y cabañas.

Uno de los laboratorios estaba ubicado a 60 kilómetros del campamento de guardaparques Florida y a 30 kilómetros de la pista Los Fierros, que fue construida para la llegada de turistas por vía aérea, pero que no funcionaba desde hace años.

El segundo laboratorio contaba con todos sus ambientes, pero aún no operaba porque, según los registros de Felcn y de la Fiscalía de Sustancias Controladas, faltaban las instalaciones de agua y de luz.

En los documentos encontrados se registran apuntes sobre la producción de hasta de 5.700 kilos, además de los nombres de habitantes de una de las comunidades de la TCO Bajo Paraguá. Días antes del operativo, los comunarios denunciaron un flujo poco habitual de vuelos de avionetas, en un solo día cuatro despegaron supuestamente cargadas de droga..

Las autoridades de San Ignacio de Velasco, que pidieron no dar su identidad, alertaron a EL DEBER que ciudadanos colombianos están por las comunidades de la TCO y algunos de ellos viven en San Ignacio. Asimismo, también mencionaron que habían recibido amenazas tras anunciar visitas a la pista de Los Fierros.

El segundo laboratorio recién estaba instalándose, contaba con todos sus ambientes, pero aún no operaba porque, según los registros de Felcn y Fiscalía de Sustancias Controladas, faltaban las instalaciones de agua y de luz, que sí tenía la otra fábrica.

EL DEBER accedió a los registros de la Felcn y de la Fiscalía de Sustancias Controladas, que por las características del lugar, se tratarían de narcos colombianos que contaban con los ambientes necesarios para la cristalización y purificación de la cocaína.


Comentarios