Escucha esta nota aquí

Santa Cruz paró. Los vecinos salieron a bloquear las calles exigiendo una auditoría al proceso electoral de 2020. Pero todavía hay un agujero negro en todo el escenario articulado por los cívicos: las diferencias que se detectaron entre el Comité pro Santa Cruz y la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), o al menos entre sus allegados, quienes plantearon distintas demandas. Esto también obliga a poner paños fríos a la situación.

Fue el presidente del Comité Cívico Provincial, Fernando Larach, quien salió a explicar la situación y a exponer que "el Comité y la Unión Juvenil no pueden vivir el uno sin el otro". 

Para Larach, lo que hubo fue una diferencia de caminos para llegar a un objetivo en común: ambas instituciones buscan que se dé transparencia al proceso electoral que dio la victoria al masismo, en medio de una serie de supuestas irregularidades que fueron expuestas por los cívicos.

Larach explicó, en una entrevista con el programa 'Qué Semana', de EL DEBER Radio, que no le gusta lavar 'los trapos sucios' en la calle, pero que se debe aclarar que el Comité buscó por la vía legal y con un Amparo Constitucional dar freno a la posesión de Luis Arce hasta que no se realice la mencionada auditoría. Mientras que la UJC entendió que las medidas eran otras, como salir a las calles o el paro de actividades.

"No hubo una pelea, sino diferencias sobre qué camino tomar. Cada una tomó el que vio más conveniente y eso se respeta", manifestó Larach, pero también censuró lo que ocurrió  cuando un grupo de los denominados 'autoconvocados' llegó hasta las oficinas del Comité para exigir que se declare paro indefinido y que rechazó el paro de 48 horas convocado por la entidad cívica.

En esa ocasión, el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, denunció que él y su directorio habían sido tomados como rehenes. El mismo grupo de 'autoconvocados' también pidió la renuncia del líder cívico por no hacer caso a las demandas de paro indefinido.

"No siempre lo que el pueblo quiere está enmarcado en lo legal. Ellos querían que el Comité tome las decisiones que ellos querían. Hubo sectores que querían iniciar el paro con marchas y otros querían paro indefinido, pero esto se definió en consenso (las 48 horas de paro)", manifestó Larach al poner paños fríos a esta situación, ya que ambas instituciones tienen el mismo objetivo en la línea de la lucha cívica.