Escucha esta nota aquí

Todos están atentos. Un joven vendedor intenta convencer a un grupo de personas de llevarse la milagrosa crema, que al ser aplicada le hará tener una excelente caligrafía como por arte de magia. Una diputada y una modelo -que forman parte del público- cuestionan la efectividad del producto, pero el joven no se da por vencido e inventa una serie de argumentos para vender su producto. No es una ‘escena’ cotidiana, se trata de una clase de sicología, en la que un grupo de estudiantes enseña a sus compañeros sobre esta rama, a través de un sketch cómico.
s
Son alumnos del centro de adultos 24 de Septiembre, que están aplicando el novedoso método de aprendizaje Tiluchi, creado por el educador Alberto Santelices, que cambia la forma tradicional de enseñar, al aplicar la clase activa, que combina aprendizaje y diversión.
Se recurre a herramientas como el teatro, el sketch y otras actividades lúdicas, que de- sarrollan los propios alumnos, que estos pasan a ser constructores del propio aprendizaje.

El profesor, un facilitador
Santelices explicó que con este método, el profesor se convierte en un facilitador, por lo que interviene en solo un 10% de la clase, para aclarar algunas dudas o para fomentar el debate. “Quienes hacen la clase son los alumnos”, dice.

Evaluación diaria
Según Santelices, con este nuevo método se aplica la evaluación diaria desde las cuatro dimensiones del nuevo modelo educativo, es decir, del ser, saber, hacer y decidir.
No obstante, el Tiluchi contempla dos formas de evaluación, la heteroevaluación y la autoevaluación. “Lo importante es que se promueve el razonamiento de los estudiantes, que dejan de ser receptores de contenidos por parte del profesor”, dice Santelices. El Tiluchi puede ser aplicado desde el segundo grado de primaria hasta sexto de secundaria