Escucha esta nota aquí

Una comisión de la Dirección de Turismo de la Gobernación, en coordinación con la Policía Turística, clausuraron este jueves el alojamiento Apaza, del mercado Los Pozos, donde se descubrió que una menor de 12 años era explotada sexualmente en una de sus habitaciones.

“Además de los hechos bochornosos sucedidos en este lugar, hemos podido comprobar que no tiene licencia de funcionamiento y no cumple con las medidas de bioseguridad, por lo que hemos procedido a la clausura”, explicó Rodrigo Barbery, director de Turismo de la Gobernación cruceña.

Barbery dijo que la multa por las irregularidades cometidas en el establecimiento suman el valor de seis salarios mínimos. Los propietarios deberán regularizar la documentación de permiso y responder ante la ley, por los hechos ilícitos que se registraron en el lugar.

La denuncia

El caso se descubrió hace dos días cuando una vendedora observó a la menor entrando al alojamiento acompañada de su madre y un hombre, como si fueran una familia. Sin embargo, la comerciante les hizo seguimiento y descubrió que la niña estaba siendo abusada, por lo que alertó a la Policía. Los agentes llegaron al lugar y hallaron al agresor y a la víctima dentro de la habitación, mientras que la madre esperaba afuera.

La fiscal asignada al caso, Herminia Prado, indicó que se aprehendió al agresor, que es un hombre de 54 años, a quien llaman Andrés; y a la mamá, de 38 años. Ambos ya fueron enviados a Palmasola, por orden de un juez cautelar.

“La madre era la que llevaba a su hija a prostituir y nos refieren que cobraba entre BS 50 y Bs 100 o le compraban cosas a la chica y alimentos”, explicó la fiscal Prado.

La menor de 12 años, que era abusada desde los 8 años por su padrastro, fue ingresada a un hogar de acogida donde recibirá apoyo sicológico.

Comentarios