Escucha esta nota aquí

El máximo dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, convocó a la marcha nacional "en defensa de la democracia y los símbolos patrios" que se llevará a cabo este martes 12 de octubre en Santa Cruz de la Sierra. Compromete la participación del presidente Luis Arce Catacora y de otras autoridades. La convocatoria será coordinada con el Pacto de Unidad, destacó Guarachi.

La COB se declara en estado de emergencia ante  los "intentos de desestabilizar al Gobierno Nacional" y "frenar la recuperación económica" por parte de la oposición. La marcha, en opinión de Huarachi, pretende "hacer respetar nuestro voto y nuestro gobierno elegido democráticamente".

La cita está marcada para las 14:30 en el Parque Urbano y el acto central será a las 16:00 horas en el monumento al Chiriguano.

En la conferencia de prensa, Rolando Borda, ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, sostuvo un discurso más agresivo y se manifestó en contra del paro cívico anunciado para el lunes 11 de octubre. Convocó a los representantes sindicales a defender "como soldados nuestra patria, nuestro Gobierno, nuestro voto".

Asegura que los paros solo sirven para que "la Unión Juvenil Cruceñista venga a saquear nuestros mercados" y acusó al Comité Cívico de ser "cuna del golpismo".

Un enfervorizado Borda clamó para que "la justicia llame a declarar (a los cívicos) en vez de perjudicar a los que viven el día a día". Cuestionó la gestión del gobernador Luis Fernando Camacho "porque miente a los jóvenes creando un ambiente racista y regionalista" y pidió a los diversos sindicatos   "interpelarlo".

Además, Borda pidió "pasarle clases al gobernador cruceño para que sepa cómo recuperar la economía". 

A  su vez, la ejecutiva de las Bartolinas Sisa ahondó más en esta crítica y pidió la renuncia de Camacho "si no sabe hacer gestión".

Borda también denunció la presencia de "sicarios colombianos con explosivos" como parte de las acciones de desestabilización de "quienes quieren realizar un nuevo golpe de Estado".

Tampoco dejó pasar la oportunidad de cuestionar a la marcha indígena y desmerecer sus demandas. "Están retenidos en el coliseo de la UAGRM, son utilizados por los terratenientes", dijo al pedir a los marchistas deponer sus protestas y aceptar "nuestro proceso de cambio que los ha sacado de la esclavitud".

Comentarios