Escucha esta nota aquí

Por:  Juan M. Ijurko y Jessica Vega

La incidencia de los casos de coronavirus en el país fue cambiando en el transcurso de los 14 meses que va de la pandemia, donde los departamentos del eje troncal: Santa Cruz, La Paz y Cochabamba fueron los que registraron las cifras más altas de contagios, como también concentrando la mayor cantidad de fallecidos.

Sin embargo, en lo que va de la tercera ola, hasta el 31 de mayo, Cochabamba es la más golpeada con los nuevos contagios, duplicándose los casos, y Oruro es el que encabeza el índice de letalidad por Covid-19, según los datos del Ministerio de Salud.

Las autoridades informan que Tarija aún no ingresó a la tercera ola de la pandemia, a diferencia de Beni y Pando que están de salida, mientras que en Santa Cruz y Cochabamba se muestra un ascenso en los registros.

Contagios

La tercera ola de coronavirus se ensañó con Cochabamba. Los 23.321 casos reportados en los dos últimos meses suponen casi la mitad de los registros acumulados durante la pandemia (49.295) y duplica la cifra computada durante la segunda ola. En el caso de Beni y Pando los casos subieron respecto al anterior periodo.

El informe presentado por el ministro de Salud, Jeyson Auza, muestra las estadísticas acumuladas desde que se reportó el primer caso de coronavirus en el país, en marzo de 2020 hasta fines de mayo de 2021, durante los 14 meses, Bolivia reportó 371.279 casos.

Durante este tiempo, el país registró 14.524 decesos. La primera ola fue la más agresiva por la cantidad de fallecidos que se cobró el 62% de los decesos. En esta tercera ola, el Ministerio reportó 2.109 casos, una cifra mucho menor a la registrada durante los nueve primeros meses de la pandemia

Sin embargo, en estos dos últimos meses correspondientes a la tercera ola, la mayoría de los departamentos registran una tasa de letalidad superior a la media nacional, que es de 2,23%.

Tal es el caso de Oruro, con 4,43% que duplica la letalidad, seguida de Chuquisaca con 4,03%. El caso particular de Cochabamba es llamativo por la fuerza con que arremetió la tercera ola.

El explosivo incremento de contagios se encuentra todavía en un “aumento acelerado”. A eso hay que sumarle que colapsó el sistema sanitario. Entre abril y mayo, Cochabamba reportó 23.321 nuevos contagios y 419 fallecidos (100 más que durante la segunda ola). De todos modos, su tasa de letalidad está por debajo de la media nacional y reporta un 1,80%.

Santa Cruz se mantiene como el departamento con mayor número de contagios. En la tercera ola acumuló 34.893 casos y 608 fallecidos, cifras que son menores a las primeras dos olas de la pandemia. Además, permanece con una tasa de letalidad menor que la media nacional al igual que ocurrió en la segunda ola, con 1,74%.

En el lado opuesto se encuentra Oruro. Vuelve a duplicar la media nacional de letalidad durante la tercera ola, de 4,43%. Este departamento reportó 6.237 casos entre abril y mayo. Durante ese periodo, se registraron 276 fallecidos, superando al departamento de La Paz con 203 decesos, lo que significa que hay un 1,4% de letalidad.

Salvo los departamentos que componen el eje central, el resto del país supera la media nacional de letalidad. Particularmente llamativos los casos de Beni y Pando que, junto a Cochabamba, son las regiones que incrementaron el número de decesos respecto a la segunda ola. Beni duplicó el número total de fallecimientos, donde después de reportar 128 decesos durante los cuatro meses de la segunda ola, en esta tercera alcanzó a 255.

Comentarios