Escucha esta nota aquí

La clausura del año escolar crea un problema de insolvencia económica en las unidades educativas, obliga a muchos colegios a plantearse el cierre parcial o definitivo e induce al desempleo inmediato de 30.000 docentes. Así lo manifestó la Asociación de Colegios Privados de Santa Cruz (Adecop), frente al anuncio del Gobierno de dar por finalizado el año escolar. La entidad señala, en un comunicado oficial, que ha decidido continuar con las clases virtuales.

“Las instituciones educativas privadas estarán disponibles para proveer el servicio educativo a los padres que no estén de acuerdo con que este año genere un déficit en la formación de sus hijos. El Estado no puede coartar el acceso a la educación”, indica el documento.

Las unidades privadas se apoyan en el principio de que el Estado tiene la atribución jurídica de clausurar el año escolar y disponer por decreto que todos pasen al grado superior, “pero no tiene la potestad de impedir que niños y jóvenes pierdan el acceso a la educación y no ejerzan su derecho a recibir una educación continua por los medios disponibles”, señala.

Esta postura está en sintonía con la de varios colegios privados, que emitieron comunicados al respecto, en los que coinciden en que, al no haber recibido un comunicado oficial de parte del Gobierno, seguirán pasando clases virtuales. Entre ellos se citan los colegios San Lorenzo, Cristo Rey, La Salle, Franco Boliviano y Británico.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, anunció el domingo la clausura del año escolar para los ciclos inicial, primario y secundario para la educación fiscal, privada y de convenio, así como la promoción de los estudiantes al nivel superior.

Posteriormente, la presidenta Jeanine Áñez, en un mensaje televisivo, dijo: “Hemos tenido que clausurar el año escolar, lo hemos hecho por una sola razón: para cuidar la salud y cuidar las vidas de nuestros niños, nuestros jóvenes y familias. Como madre sé lo que es la preocupación por la salud de la familia; enviar a los estudiantes a clases en plena pandemia hubiera disparado el contagio entre ellos y entre su familia; los chicos pasarán de curso y vamos a buscar otros modos de que sigan atendiendo y estudiando sin arriesgar la salud y la vida”.

Por su parte, el viceministro de Educación Regular, Limbert Ayarde, afirmó que, a partir de esta medida, se implementará gradualmente un nuevo modo de enseñar con la educación virtual, a distancia y semipresencial.