Escucha esta nota aquí

El comandante de la Policía José Enrique Terán, después del homenaje realizado en Warnes por la muerte de los sargentos Héctor Arnez y José Condori, que fallecieron afectados con Covid-19, expresó que hay dolor y luto pero que, en este tiempo de la pandemia, hay que seguir de pie.

Terán destacó que estos agentes desarrollaron una larga trayectoria en diversas unidades y en las áreas de investigación, en acciones preventivas de mucho sacrificio. Arnez trabajaba en la Felcc de Warnes y Condori en el Comando de San José de Chiquitos.

“Lo más doloroso es que la familia de cada policía queda destruida y debe batallar sola. Nosotros, los policías, a lo largo de nuestra trayectoria, hemos enfrentado cientos de batallas duras con pérdidas de vidas, pero el enemigo era visible. Hoy, la realidad es diferente. Estamos librando una batalla donde el enemigo es invisible, pero tenemos que seguir mirando de frente y de pie”, dijo Terán.

El Comando de la Policía informó que, actualmente en Santa Cruz, hay 38 uniformados infectados con coronavirus. Sin embargo, Terán aseguró que 18 de estos policías se han recuperado para volver gradualmente al trabajo.

Los familiares de los dos fallecidos, guardan silencio. Estos decesos se suman a los del policía Filomeno Choquehuanca, del teniente Daniel Pablo Aracena y del coronel Raúl Gareca.

Se pronuncian las esposas

Heidy Lazarte, de la Asociación Nacional de Esposas de la Policía, en un pronunciamiento, expresó sus condolencias y profundo pesar a las familias de los dos policías fallecidos.

Lazarte dijo que, tras las dos muertes, ingresan en estado de emergencia. Afirmó que en Santa Cruz ya son cinco los fallecidos y exigen mayores medidas de protección e internación en clínicas privadas a los policías que necesiten atención. También, solicitan al Gobierno el desembolso de Bs 7 millones, que se les prometió, para atender todos los requerimientos de la familia policial.