Escucha esta nota aquí


Vendedores de animales domésticos han convertido un área verde en una feria dominical, donde ofrecen canes, gatos, gallinas y todo tipo de productos para las mascotas.

La venta callejera copa el espacio público de la avenida Grigotá y tercer anillo externo. El lugar no reúne las condiciones mínimas para la venta de mascotas y, además, genera caos en la zona. Los animales son expuestos en pequeñas jaulas y soportando el intenso calor. 





Se trata de los vendedores que antiguamente se asentaban por la zona de La Ramada. Una periodista que circulaba por la zona tomó imágenes donde se ve cómo los vendedores copan, incluso, el espacio donde los peatones deben esperar para cruzar la avenida.