Escucha esta nota aquí

El Ministerio Público conformó una comisión de fiscales para dirigir las investigaciones en torno al linchamiento público de Yonny Pizarro Miranda (38) en el municipio de San Julián, hecho ocurrido la tarde del lunes, con el fin de dar con los incitadores y autores del asesinato que provocó conmoción social y el retiro de las autoridades de justicia del lugar, informó el fiscal departamental, Freddy Larrea.
Dicha comisión ya tiene en sus manos el certificado forense que explica las causas de 
la muerte del infortunado Pizarro, pero Larrea manifestó que se actuará con calma, puesto que no es el momento oportuno para intervenir debido a que los ánimos aún están caldeados.

El comandante de la Policía, Rubén Suárez, manifestó que el personal policial de San Julián está replegado en el municipio de Cuatro Cañadas y que se ha enviado un equipo de la Fuerza Especial de
Lucha Contra el Crimen (Felcc) para recolectar todos los indicios referentes a lo ocurrido.

“Hemos abierto la investigación para identificar a las personas que participaron directamente en el linchamiento. No se va a permitir la impunidad, acá existe la ley”, dijo Suárez.
El ministro de Gobierno, Carlos Romero, señaló escuetamente que por seguridad se tomó la decisión de replegar la Policía a Cuatro Cañadas y también a los detenidos que había en las celdas. “Corresponde que el Ministerio Público tome las medidas correspondientes a la investigación”, expresó la autoridad y no aclaró cuándo retornarían los agentes al pueblo.

Hipótesis lejos del crimen 
A Yonny Pizarro Miranda (38), Álex Alejo Bolívar (24), Wilson Trujillo Enríquez e Isaías Estrada Sejas los aprehendieron como sospechosos del asesinato de Wilfredo Alejandro Gómez (17), hallado sin vida el 13 de abril de este año en la comunidad 1.º de Mayo, a 23 kilómetros de San Julián.
Los autores de su muerte lo golpearon y se llevaron su motocicleta, la cual el Ministerio Público y la Felcc recuperaron en Montero.

El fiscal Renzo Estévez presentó el lunes a los cuatro sujetos como presuntos autores del hecho de sangre y un juez ordenó su detención preventiva en la cárcel de Palmasola, fallo que no fue suficiente para la muchedumbre, que perpetró el linchamiento de Pizarro y golpeó a Álex Alejo Bolívar, que se recupera de las lesiones en un centro médico. Los otros dos detenidos continúan en poder de la Policía.
El comandante nacional de la Policía, Abel de la Barra, esbozó ayer otra hipótesis sobre la ejecución de Pizarro. Indicó que el caso puede estar relacionado con una bronca entre dos familias por el negocio ilícito del microtráfico de droga. 


Supuestamente, la familia enemiga de Pizarro incitó a la multitud a agredir con saña a Yonny, por las presuntas desavenencias que tenían. No obstante, el extremo debe ser investigado.
Mientras tanto en San Julián, la comisaría policial está bajo la custodia de gendarmes municipales. Al parecer la rutina de la gente volvió a la normalidad, aunque nadie habla del tema y rige una especie de ‘código de silencio’, tras el asesinato de Pizarro. 

La familia alega la inocencia de Pizarro
“Han matado a un inocente, mi marido era agricultor y compraba y vendía motos pero todo de forma legal. Voy a luchar hasta lo último para demostrar su inocencia", manifestó Ignacia García Quispe, esposa del lapidado Yonny Pizarro Miranda (38).

Margarita Pizarro, Yonny Pizarro y Gloria Beatriz Sánchez, hermana, hijo e hijastra del fallecido respectivamente, alegaron también la inocencia de su ser querido y exigieron a la Policía la detención de los autores y pidieron garantías porque supuestamente están amenazados por los violentos que acabaron con la vida de Yonny Pizarro Miranda (38).

Los restos del occiso fueron recogidos ayer de la morgue judicial y transportados a San Julián para el correspondiente velatorio pese a las amenazas. “Voy a llevar su cuerpo a San Julián aunque me linchen, porque allá vivía, porque allá están enterrados sus padres y porque algunos amigos me pidieron que lo lleve para darle el último adiós y cristiana sepultura”, dijo la viuda.

Una muchedumbre le quitó la vida al quemarlo y colgarlo públicamente en la plaza, frente a la iglesia, al acusarlo del asesinato del adolescente Wilfredo Alejandro Gómez (17), que en abril apareció muerto en la comunidad 1.º de Mayo.

Los parientes negaron que el hombre estuviera implicado en negocios ilícitos, pues trabajaba en la agricultura y también compraba y vendía motos. 

Creen que Álex Alejo Bolívar (24), otro de los acusados del crimen, sindicó maliciosamente a Yonny Pizarro de ser el autor intelectual de la muerte de Wilfredo Alejandro Gómez y por ese comentario la justicia lo metió preso y la turba enardecida lo linchó. No conforme con eso, los violentos causaron destrozos y saquearon su casa en el barrio Los Tajibos.

Comentarios