Escucha esta nota aquí

Tras conocer el informe del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), la comisión de fiscales que investiga el caso 'Ítems fantasmas' determinó procesar a Percy Fernández Añez, de 82 años, por el caso de corrupción detectado en la Alcaldía cruceña, pero no solicitarán su detención preventiva en la cárcel de Palmasola debido a su avanzada edad.

El informe realizado por la psicóloga forense Silvana Paola Barrientos, del IDIF, revela que el exalcalde Percy Fernández Añez tiene conservadas la mayor parte de sus funciones cognitivas. Sin embargo, reconoce que tiene un “leve” deterioro cognitivo que, de manera consciente, está siendo magnificado para hacer notar más sus dificultades de salud.

“El dictamen de valoración psicológica por parte de la profesional del IDIF nos da luces claras de que el ciudadano está en condiciones de afrontar este proceso penal y, para ese efecto, la comisión citará formalmente al mencionado ciudadano para que pueda comparecer (a declarar), o bien que los fiscales acudan a su domicilio para escuchar su testimonio”, indicó el fiscal Javier Cordero, miembro de la comisión.

Cordero aseguró que, si los representantes del Ministerio Público visitan la casa del exalcalde, lo harán acompañados de los médicos del IDIF para que estén pendientes del estado de salud del investigado, mientras se desarrolla su audiencia de declaración.


La comisión de fiscales, compuesta también por Marcela Terceros y Yolanda Aguilera, determinó seguir con el proceso penal contra Percy por los delitos de incumplimiento de deberes, legitimación de ganancias ilícitas, conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado. Sin embargo, acordaron no pedir su detención preventiva en la cárcel, cuando sea presentado ante un juez.

“La ley no reconoce fueros, ni privilegios. El señor Percy está inmerso y está en condición de investigado; ese echo conlleva a poner medidas cautelares, pero también la norma establece sobre la imposibilidad a la detención preventiva a partir de los 65 años”, detalló Cordero.

Comentarios