Escucha esta nota aquí

Ángeles contra el Covid, el grupo de voluntarios que brinda atención a pacientes sospechosos de coronavirus, había anunciado que, desde este jueves, atenderían en instalaciones de la Unión Juvenil Cruceñista e incluso alistaron su centro. Sin embargo, en horas de la noche, precisaron que ya no seguirían allí, debido a la falta de condiciones.

Rómulo Calvo, presidente del Comité Cívico, aclaró que no se retirará a ninguna persona y más aún a sabiendas de que son personas enfermas, pero dejó por sentado que el predio de la institución moral no cuenta con los elementos necesarios para brindar un servicio sanitario como el que se requiere en esta emergencia.

La falta de baños y de espacios físicos son algunas de las cosas que son señaladas como ítems de dificultad para que los voluntarios puedan realizar su trabajo por lo que, desde el Comité, han anunciado que coadyuvarán en las tareas de buscar un lugar que reúna las condiciones para brindar una atención médica óptima para personas que padecen una sintomatología compleja como la que deja el Covid-19 en el organismo.

Fueron desalojados por la Alcaldía

En la madrugada del jueves (3:30) un grupo de gendarmes pidió a los voluntarios que desalojen el centro educativo de Alto San Pedro, en el que, al momento de su salida, estaba brindándose atención a 18 personas que después fueron llevados al hospital El Tatú, en la Villa Primero de Mayo, informó la Alcaldía cruceña.

La asesora médica del municipio, Fabiola Castedo, señaló que ese ambiente fue concedido para atender a pacientes asintomáticos y por responsabilidad no se podía permitir que pacientes que requieran atención de segundo y tercer nivel, sean vistos por los voluntarios.